¿Es tu hospital magnético?¿Qué hace tu organización por ti?

12

Eventos científicos para compartir

Del 28 al 30 de Mayo se celebra en Alicante el 4º Congreso Nacional de Enfermería en Cirugía, organizado por la Sociedad Española de Enfermería Cirugía. En mi caso, se trata de un evento interesante, ya que los contenidos se relacionan (en su mayoría) con aspectos que tienen que ver con mis actividades clínicas como enfermero.

En la Web del Congreso, puedes consultar el programa completo, en que se compartirán experiencias sobre cuidados en cirugía oncológica, actualidad en trasplantes, humanización de los cuidados, seguridad del paciente, cirugía e importancia de la nutrición y continuidad asistencial. Además, también se impartirán diferentes seminarios sobre cuidado de estomas, suturas, herramientas 2.0, etc.

Congreso SEECIR 2014 - Alicante
Congreso SEECIR 2014 – Alicante

Organizaciones Magnéticas

Pues bien, el día 29 de Mayo hay un debate sobre organizaciones magnéticas, en el que tendré la oportunidad de participar, junto a dos “grandes” profesionales. Por un lado, Miguel Ángel Máñez, economista (y gran amigo) y por otro, Leticia San Martín, enfermera, a la que tendré la oportunidad de conocer (aunque ya la conocía científicamente por sus diferentes publicaciones sobre trabajo en equipo).

El caso es que, a pesar de que nos veremos las caras en Mayo, el debate sobre este tema ya ha comenzado. El presidente del Comité Organizador, Xoxe Manuel Meijome, ya está haciendo uso de las redes sociales (Facebook, Twitter) para difundir y comenzar el debate y te invitamos a participar. Claro está, antes sería interesante que conociéramos un poco que es esto de las organizaciones y hospitales magnéticos.

Recursos previos al debate relacionado con los Hospitales Magnéticos

Para ello, te dejamos una presentación de Oscar Rayón Del Barrio, que realizó en el III Congreso de Investigación en Enfermería, “Ciudad de Toledo”, muy didáctica y en la que podrás encontrar, información, artículos, reflexiones que nos pueden venir muy bien para empezar a conocer este asunto. También te invitamos a leer uno de nuestros post, enfocado a este tema, el de Xoxe Manuel, en su blog, Cuadernillo d@ Enfermeir@ y también el post de Miguel Ángel en su blog, Salud con Cosas.

Por último, dejo un par de cuestiones que vienen incluidas en el título de esta publicación, ¿es tu hospital magnético?¿Qué hace tu hospital u organización por ti?¿Nos lo cuentas?

Camino al Hospital, by Manuel Escobar,
en Fotos de Salud
12 Comentarios
  1. EnferEvidente dice

    Gracias Serafín por esta entrada; desde que conocí la visión de los “centros magnéticos” he visto lo poderoso del concepto, pero lo lejos que nuestras organizaciones se encuentran de ellas.
    Si los lectores tienen interés en participar en el debate les invito a comentar aquí o en el Facebook de Seecir o en twitter con el HT #seecir14

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Buenas noches Salva. Gracias por los aportes, los cuáles he incluido ya en el propio post. Reconozco que se me pasaron al incluirlos en el post. Desde aquí, animo a los lectores a que participen en el debate propiciado por SEECIR. Un abrazo Maestro!

  2. Virginia dice

    Hola Serafín:
    Yo opino que estas consideraciones son muy interesantes, que esos atributos para alcanzar la excelencia de cuidados y organizaciones con una práctica profesional excelente, son estupendos y necesarios, pero rozan el idealismo actualmente.
    ¿Y qué hace mi organización por mí? Pues muchas cosas, pero algunas me generan más frustración que beneficio: Por ejemplo, me valora como profesional por el cumplimiento de los objetivos pactados, dónde lo que prima es rellenar datos de documentos según consensos anuales sin una valoración competencial en la prestación de cuidados con los pacientes (ya sabéis que echo en falta una gestión real de cuidados de excelencia y no supervisar o inspeccionar si relleno o no). También hace por mí, un plan de formación anual a disposición de los profesionales para que del esfuerzo personal y fuera de las jornadas laborales, lo usemos y aprovechemos para nuestro desarrollo profesional, aunque con una carrera profesional parada y sin posibilidad de disponer de horas de formación para asistir a reuniones científicas, además de carecer de una unidad de apoyo a la investigación. También hace por mí un modelo centrado en el profesional, desplazando al paciente del modelo de organización con miles de ejemplos que prefiero no desmenuzar, pero que seguro que entenderéis. También hace un ajuste de recursos humanos al límite y sin sustituciones, junto a una disminución de camas disponibles y una mayor afluencia de pacientes fuera de sus unidades asistenciales.
    Es decir, como veis, no me siento muy satisfecha de todo lo que la organización hace por mí, y veo difícil de momento que esto cambie. Incluso se están desarrollando dinámicas de gestión peligrosas. Lamento estar tan pesimista, pero son malos tiempos para la lírica. Saludos.

    1. javieryague dice

      Desde luego no puedo estar más de acuerdo con los argumentos de Virginia. los profesionales que seguimos trabajando en lado asistencial tenemos esa visión del sistema organizativo. El “magnetismo” usado como escaparate de la institución me sabe amargo, ni que decir tiene que el profesional: clínico, docente e investigador (que algunos somos) sigue siendo castigado por los “objetivos dela organización”. A pesar de todo, seguimos luchando por ese magnetismo hospitalario, entre los que se encuentra -a buen seguro- Virginia y este que escribe. Saludos.

      1. Serafín Fernández-Salazar dice

        Si es que el “magnetismo”, el “reconocimiento”, o los “sellos” si no van de la mano de otras cosas no significan nada. Si me lo permites, me incluyo en esa lista de profesionales que intentan, de una u otra manera, alcanzar el magnetismo hospitalario. Una especie en extinción…

    2. Virginia dice

      Por cierto, pensando en todo este tratado de pesimismo que ha rodeado mi comentario, que por cierto, quiero aclarar que estoy más negativa que pesimista, pero es que la realidad que rodea mi entorno no me permite lanzar algarabías de satisfacción, pero no quiero arruinar este interesante debate y quiero girar mi mirada, no sólo hacia lo que la organización hace por los trabajadores, sino hacia lo que el profesional hace por la organización. No creáis que me gusta quejarme, es algo que no me gusta y que me recrimino continuamente, pero últimamente me descubro más de una vez con este lamento, cuestión que me desalienta. Entonces siempre ando pensando y qué haces tú por la organización: esta vuelta de tuerca puede favorecer que las cosas deben y pueden cambiar por el bien común de los pacientes, la organización y la satisfacción profesional: una de las cuestiones de los enunciados de los hospitales magnéticos es que los profesionales se sientan partícipes de la calidad del cuidado de enfermería, que se traduce en beneficios para los Pacientes, Enfermería y las Instituciones. Es decir, qué hacemos los profesionales por ello: en mi caso os puedo decir que hago lo que debo hacer y algo más, pero seguro que podría hacer mucho más. Con esta nueva valoración quiero provocar la necesidad de actuar porque las cosas mejoren y de esta manera alcanzar ambientes y entornos seguros y saludables de trabajo.
      Seguiré atenta al debate. Espero que muchos gestores del cuidado de Enfermería y administradores de los futuros hospitales magnéticos también lo hagan para darle amplitud de miras.
      Un saludo

      1. Serafín Fernández-Salazar dice

        Esta cuestión también es muy interesante Virginia ¿qué hacemos nosotros por la organización? ¿Tod@s deseamos facilitar la máxima calidad en los cuidados?¿Donde basamos los cuidados que prestamos?¿Cómo son los resultados que que conseguimos con nuestros cuidados?¿Los evaluamos?

    3. Serafín Fernández-Salazar dice

      Hola Virginia, ¿que tal? Bueno, ya he visto que has publicado un segundo comentario… (luego me paso).
      Es cierto que las organizaciones distan mucho todavía del “magnetismo” del que hablamos en este post. Concretamente, los aspectos que comentas son bastante mejorables, y voy a intentar aportar pequeñas soluciones que están en nuestra mano y que no dependen tanto del gestor que tengamos. Vamos al turrón:
      – Objetivos: La organización necesita documentos rellenos. Ok, se los vamos a dar, pero bien rellenos. Me refiero a que si un paciente necesita un Informe de Continuidad de Cuidados, se lo voy a dar, pero ajustado a su realidad, a sus necesidades, incluso, cuando no necesite ese informe no se lo daré. Es decir, estandarizar pero personalizando…
      – Formación: si mi organización no me da la formación que necesito o no me facilita días para asistir, creemos nuestro propio sistema de formación, a nivel de pequeñas sesiones de formación interna. Pequeñas “pildoras” informativas, que den soluciones a problemas de formación y que vayan “al turrón”. Como dice Máñez, pasar de la titulitis a la competencia real.
      – Atención centrada en el paciente: está claro que un modelo centrado en el paciente, no solo depende de nosotros, porque la organización tiene mucho que decir, pero estoy seguro que tenemos puntos de encuentro. Implicar al paciente que cuido en la toma de decisiones es algo que intento hacer cada día, aunque no siempre lo consiga.
      – Ajuste de personal: y en este aspecto, no puedo aportarte soluciones que dependan de mi 🙁
      Estoy seguro de que este debate continuará… Un placer.

  3. Charo Quirofano dice

    Hospitales magnéticos? De quién? Del trabajador a la institucion o de la institucion al trajador?
    El concepto me parece super bueno y ojalá en todos nuestros hospitales se llevara a la práctica, para conseguir uns gran calidad asistencial y satisfacción de los profesionales .
    Pero en la mayoría de los casos los profesionales no se sienten identificados con las políticas de los centros y cada umo rema en un sentido.

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Hola Charo… Supongo que el magnetismo debería ser compartido, eso supondría que tanto el profesional como el Centro coincidirían en muchos aspectos: planificación de la asistencia, excelencia, gestión de recursos… Aún así, este concepto podría variar según el centro e incluso las diferentes unidades, ¿no crees?

  4. Natalia dice

    El resultado del feedback o magnetismo entre usuario y profesional en un servicio público con dicho servicio es visible y palpable. En algún momento todos hemos podido percibirlo. Lamentablemente en pocas ocasiones y con la ayuda de la situación estratégica de los planetas.
    Debemos de basar nuestra formación y nuestra práctica diaria en unos ideales a seguir los cuales evolucionan y se autocrean gracias al trabajo de todos. Si a los primeros ATS que salieron les hubiéramos dicho que llegaríamos a conseguir todos los avances que hemos realizado, no se lo creerían y no lo verían posible (También se echarían las manos a la cabeza por otras cosas).
    Aplaudo la iniciativa por este grupo. Personalmente creo que afronta muchos de los problemas con los que la “Enfermería Basada en la Evidencia” está luchando a capa y espada.
    En mi opinión, el proyecto de mejora siempre puede funcionar cuando se centra en las soluciones y no en los problemas.
    Gracias Serafín

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Me alegra ver un comentario favorable acerca de todo lo conseguido hasta el momento, y me quedo con una de tus reflexiones que comparto al 100%, “El proyecto de mejora siempre puede funcionar cuando se centra en las soluciones y no en los problemas” Gracias a tí Natalia 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.