Inicio » Noticias » Hay cosas que cuesta explicarlas…

Hay cosas que cuesta explicarlas…

Hace tiempo, muchas enfermeras sentaron las bases de nuestra profesión… Joyce Travelbee fue una de ellas.

En ocasiones, es necesario recordar de donde venimos… somos ENFERMERAS.

Nota: Te recomendamos que leas el resto del post, escuchando este tema de Andrea Bocelli – Nessun Dorma.

 

El Modelo de relación de persona a persona, un fascinante trabajo marcado por una carencia de compasión en los cuidados de enfermería en instituciones de su época. Con este título nos da a entender el marcado carácter humano de su teoría. Las piedras angulares de su teoría las podemos apreciar a través de una serie de ideas recurrentes en su discurso: entender, experiencia, adaptación, percepción y sentir. Nos formula como necesaria la identificación como individuo tanto por parte de la propia persona en situación de enfermedad (la situación que sea), como por parte de la enfermera. Por lo tanto, es trascendental para la autora el peso que la cultura supone para la persona a la que se atiende, aspecto este muy floreciente en la enfermería en nuestros días.

A través de nociones básicas como la definición de enfermería, salud, ser humano, enfermera, comunicación, sufrimiento, dolor, esperanza, etc, nos propone dos funciones esenciales del profesional de enfermería: ayudar a los individuos, familias y comunidades a prevenir o adaptarse al estrés de la enfermedad y el sufrimiento, y ayudar a los individuos, familias y comunidades a encontrar significado a la enfermedad y sufrimiento (si esto fuera necesario).


Es preciso resaltar esta última función ya que me parece una de las mayores aportaciones de su modelo. Travelbee plantea que es necesario, a veces, ayudar a la persona a encontrar un significado a la enfermedad y al sufrimiento, ya que estos significados permiten al individuo hacer frente a los problemas creados a partir de estas experiencias. Se puede apreciar en el libro un marcado interés porque sea a nivel académico donde se enseñe a las enfermeras a dar cuidados para la muerte. Finalmente, nos muestra diversas situaciones a las que podemos enfrentarnos en nuestro trabajo diario, nos justifica según su modelo, por qué se producen y nos orienta para resolverlas.


Existe una situación en particular en el libro, que es tratada específicamente en su último capítulo; ésta es la experiencia quirúrgica. Para Travelbee es de especial importancia la ansiedad en esta experiencia. En dicho capítulo nos hablará sobre la preparación del individuo para la cirugía, el papel de la enfermera, etc. Convencida que la relación es la base de su teoría, la autora complementa con un apéndice para ampliar los límites de la empatía profesional.


Nos invita a llegar un poco más allá en nuestra atención con otras personas, nos ofrece otra visión del otro, de nosotros mismos como prácticamente iguales al otro, y nos orienta a ofrecer una esperanza cuando parece que ya no queda más que hacer, justificando cómo y por qué hacerlo.

Sin duda fundamental para poder interaccionar con eso del ser humano

Etiquetas :
Post anterior
Post siguiente

Sobre Antonio Jesús Ramos Morcillo

Enfermero y Antropólogo Social y Cultural. Máster en Investigación e Innovación en Salud, Cuidados y Calidad de Vida, Doctor por la Universidad de Murcia.

5 Comentarios

  1. Buenas…
    Me esta gustando esta teorica! Hablais de un libro. ¿Qué libro es ? ¿Se puede encontrar facilmente?
    Un Saludo.

    • Antonio Jesús Ramos Morcillo

      Hola Jose Manuel, el libro a mi me resultó complicado buscarlo, es: Joyce Travelbee. Interpersonal aspects of nursing. Edit. F. A. Davis Philadelphia, 1.971. 242 págs. 2ª edición.
      Un saludo¡¡

  2. Lo leí ayer y me pareció interesantísimo. Es más, me impresionó saber que estais tan bien preparados hasta este nivel, aunque veo difícil la aplicación con el tipo de atención sanitaria actual (básicamente por falta de tiempo y continuidad en el trato). Tanto en la pública como en la privada.

    Por las pocas experiencias que he tenido, no se como podeis poner en práctica “cuidados para la muerte” en la preparación ante la intervención quirúrgica. Sobre todo, cuando se menciona el término “ansiedad” ante la operación, que siempre la hay, y más cuando tienes un pie ya en el otro lado y lo único que queda es un finísimo rayo de luz.

    A veces, te sientes como un número en la lista. Sobre todo, cuando los únicos trámites son: la operación va a consistir en bla bla bla (términos técnicos), firme usted este papel y venga usted a las 8 de la mañana el día tal del mes cual. Llegas ese día y ya todo es rapídísimo.
    Y te pones a esperar.
    Cuando por fín termina hay tres posibilidades. Si es OK, pues ahí ya empieza la recuperación (se llega a conocer a las personas, de los distintos turnos, que hay detrás de la bata), si es MEDIO OK, uff aquí flaquea hasta la más optimista (y pasado el tiempo, recapacitando, se ve quienes tienen el don de la empatía y quienes no), si es SE SIENTE, pues ya queda poco por hacer o decir.

    Bueno, ya está, que me encanta saber que lo teneis en cuenta y ójala el personal lo ponga en práctica, porque la diferencia es abismal.

    • Antonio Jesús Ramos Morcillo

      De eso se trata, de luchar contra el “número de la lista”, del “firme usted este papel”.
      Gracias por tu comentario¡¡¡

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines autopublicitarios.
- Cíñete al tema del artículo en cuestión.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente porque será moderado, ten un poco de paciencia.
- Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados.

Gracias por tu sensatez.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*

Subir
A %d blogueros les gusta esto: