Blog de Enfermería, Evidencia, Salud 2.0 e Investigación

La enfermera volante o "roting": ¿y la aplicación de evidencias? ¿cual es tu experiencia?

29

Luz III

Una situación

Cosas del día a día…

– Hola María, buenos días, hoy lunes vas a Neonatos, mañana a Quirófano, el miércoles a UCI, el jueves a Medicina Interna y , “si eso”, ya te pasas y te digo donde vas el viernes.

Ser enfermera volante o roting tiene “su punto”. Básicamente, viajas por el hospital, te pasas toda la semana, el mes e incluso el año de un lado para otro. Terminas conociendo el hospital, que por otro lado, también tiene su “no sé qué” porque todo el personal te dice “¿qué? ¿otra vez por aquí?”. Y tú piensas… “suerte que he tenido…”.

Para los gestores, este perfil de enfermera puede ser bueno, porque cubres un sitio u otro en función de los “huecos” que tengas, pero ¿la implicación de estos profesionales en las unidades es la misma que el resto de los profesionales? ¿Cuál es la competencia que debe tener un profesional de estas características? ¿La calidad de la atención se verá alterada por este tipo de cuestiones? ¿Cómo perciben esta situación las enfermeras que tienen este “puesto”?

Una investigación

Inmaculada Sánchez, enfermera y profesora de la Universidad de Jaén está realizando un estudio, donde, entre otras cosas, se está explorando este tema. En el pasado Encuentro Internacional de Investigación en Cuidados (celebrado en Cartagena) podemos disponer de un resumen (página 13) cuyas conclusiones son las siguientes:

“En este estudio se revela la necesidad del sentido de pertenencia y adscripción a una unidad por parte de los profesionales de enfermería como pieza clave para fomentar su implicación en los procesos de innovación. Es un factor que, frecuentemente, no es considerado en las investigaciones sobre implementación de Prácticas Basadas en Evidencias, pero que puede ejercer un efecto considerable a nivel de la calidad de la atención viéndose “altamente comprometida”. 

Tal y cómo nos dice la autora, tenemos la obligación de seguir investigando este tema, ya que como vemos, la calidad de los cuidados puede verse comprometida por situaciones de este tipo.

¿Nos cuentas tu experiencia?

¿Quieres recibir los próximos artículos de Cuidando.es en tu correo electrónico? Suscríbete aqui.
29 Comentarios
  1. Inés Bajo dice

    Hola Serafín, a mi me da para un libro con este tema, pero creo que el estudio se queda corto, no sólo deberíamos quedarnos con el enfoque de la enfermera en cuestión. ¿Qué piensan os compañeros de los diferentes servicios? Hay muchos que están “hartos” de enseñar a alguien que, total, lo más seguro esté sólo ese día.
    ¿Y los pacientes? En fin, de eso mejor ni hablamos. Hablamos mucho de la continuidad de cuidados, de enlace especializada-primaria, pero casi ni hay continuidad en el hospital…
    Un saludo 😉

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Interesante cuestión Inés… ¿cual serán las experiencias del resto de compañeros? ¿Como afecta al funcionamiento del servicio que cada día venga una persona?¿Y la calidad de los cuidados?¿y la puesta en marcha de iniciativas, cambios, implantación de evidencias…?

  2. Mónica Guerrero dice

    Buenas tardes Serafín.

    Me ha parecido muy interesante el post. Yo vivo la experiencia de esta situación como espectadora en esta caso, dado que aún me quedan algunos meses para terminar Enfermería.

    Bajo mi punto de vista, como bien has comentado en el post, este tipo de profesional puede ser muy interesante para la dirección del Hospital: es una persona que puede desempeñar el rol de Enfermera en cualquier servicio que se le presente.

    No obstante, estoy viviendo de primera mano como día a día me encuentro con profesionales de Enfermería que se sienten como yo, es decir, “de prácticas”.
    Es difícil dominar un servicio, cuanto más varios a la vez.

    Así mismo, esta nueva figura creo que se está dando cada vez más, por lo que debemos hacernos a la idea de que ante todo, tenemos que humanizar nuestros cuidados sea en el servicio que sea.

    Es una situación complicada, aunque creo que por lo general existe el “buen hacer” de los profesionales sanitarios de ayudar al otro, debido a que ellos mismos se encontraron algún día en esa disposición.

    Saludos cordiales.

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Hola Mònica, me alegra poder leer tu experiencias por aquí. Tu visión es importante, porque aporta tu persperctiva desde la formación… y como dices, una enfermera volante esta en constante formación. Una situación complicada… Por otro lado pienso que las organizaciones deberían hacer “un poco más” ¿Más formación a las enfermeras con este perfil?¿Delimitar las áreas?

  3. Victor Cerón dice

    Al igual que Inés, creo que se podía haber profundizado más en la figura de la enfermera volante.
    Aunque como especifica el estudio, la implicación en un servicio depende más del perfil del trabajador que de su situación laboral, no podemos ignorar que el fenómeno correturnos ejerce un gran impacto en la praxis diaria.
    Actualemente, un profesional de enfemería tiene que “esperar” unos 10-15 años para estabilizar su situación laboral, un auténtico via crucis lleno de obstáculos para el desarrollo e implicación profesional, para la aplicación de la PCBE, la formación continuada, etc, etc.
    Esta claro que es un tema con el suficiente peso espefífico para que no sea ignorado por nuestros gestores.
    Un saludo 😉

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Interesante reflexión. Diez o quince años es demasiado tiempo. Las organizaciones tienen que ser conscientes de este tema…¿puedo pedir como gestor ciertas actividades a un servicio cuando el índice de rotación del personal es grande?

  4. Jesús Castro Toro( supervisor de consultas) dice

    Muy buena cuestión Serafín.
    Yo quiero dar también la visión desde el punto de gestión. La figura es clave y por supuesto a que nosotros nos da mucha utilidad aunque la implicación en los servicios sea menor, por supuesto se necesitan unas competencias adecuadas para este puesto ( no puede ser cualquier enfermera), pero inevitablemente siempre va a ver desventajas, pero que alternativas en gestión tendriamos, ¿conocéis algunas? desde mi punto de vista tendriamos que tener sobredimensionadas las plantillas a fin de que no necesitaramos de la enfermera volante para cubrir incidencias. ¿Sería posible esto en los tiempos de recortes y ajustes presupuestarios que vivimos? o merece la pena tener formada una persona adecuadamente y tener una actitud abierta hacia ella en los equipos?, en definitiva si no estuviera tendrían mucho mas trabajo.

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Hola Jesús, que tal! Me alegra que hayas compartido tu opinión (como gestor) con nosotros. ¿Alternativas? Evidentemente, en cada centro se gestionarán este tipo de cosas de una u otra forma, pero pienso que una gestión por perfiles podría ser interesante, en el sentido, de que una enfermera volante puede estar formada (por su cuenta, y también por parte de la organización) en algunas áreas (cuidados quirúrgicos, intensivos, reaimación, etc), de tal manera, que en poco tiempo, pueda cubrir este tipo de áreas. La gestión de “hoy en UCI, mañana en nenonatos”, no tiene mucho sentido, bajo mi punto de vista.
      Respecto del equipo de trabajo, también es complicado y habría que tener esto en cuenta de manera especial. La actitud del equipo me parece fundamental, pero si el índice de “cambio” de enfermeras es muy alto, podrían “cansar” al personal no?
      Sigamos…

      1. Inés Bajo dice

        ¡Hola de nuevo! cuando leo comentarios como el que ha hecho Jesús me pregunto si los gestores se enteran realmente de lo que pasa en los servicios. Y por favor, que no me entienda mal que no es nada personal ni tiene por qué ser su caso.

        ¿No puede ser una enfermera cualquiera? Bueno, pues debo tener unas competencias que desconocía hasta ahora, porque valgo pá tó! Que ya me lo dice mi madre…

        Fuera bromas, he tenido la mala (o buena) suerte de estar de volante en servicios en los que jamás había estado, pero una se forma, estudia y da lo máximo en esas ocasiones…lo malo es cuando vas de un lado a otro, sin tener el tiempo suficiente para aprender. Los compañeros acaban hartos, los pacientes terminan mareados y tú ya ni sabes en qué servicio estás.

        Como solución, lo que aporta Serafín me parece muy interesante. Tendría que estudiarse…

        Un saludo!

  5. Jesús Castro Toro( supervisor de consultas) dice

    Totalmente de acuerdo con vosotros, la gestión por perfiles es una vía a desarrollar. En mi hospital existe enfermera volante de consulta, la enfemera volante de hosptilazación, y la enfermera volante de la parte quirurgica ( quirofano/uci). Efectivamente desde gestión no se puede enconmedar grandes área de conocimiento y capacitación.
    Y si efectivamente pobre del directivo que no sepa que pasa en su unidad ( otra cosa será que lo sepa y no intente solucionar los problemas que tiene que su personal).
    Y si queremos llegar a la excelencia quizás deberiamos mirar un poco a la empresa privada y poner al personal más adecuado en el puesto más afín a el ( y no por una cuestión de antiguedad).

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Interesante cuestión la que planteas Jesús, la empresa privada o similares (fundaciones, agencias, etc…). Respecto del directivo o gestor que no sepa lo que pase por su unidad,,, no coment 🙂

  6. María León López dice

    Me gustaría aportar a este tema mi vision del asunto. Yo tengo más de 10 años de experiencia profesional. He trabajado en hospitales y en atención primaria. Cuando me dan un contrato la noche de antes me pongo nerviosa nunca pienso en sí habrá más o menos trabajo sino en quien me voy a encontrar de compañero. Como me va a recibir la supervisora o coordinadora de enfermería. He llegado a muchos lugares de trabajo en los que la supervisora te recibe y te explica toda la organización. Los compañeros te reciben en aptitud de compAñero y no de estorbo o incordio. Y en ese momento no importa la carga de trabajo porque estas trabajando en equipo. No siempre me ha pasado pero para mi que soy la eterna volante le doy mucha importancia a la organización del lugar de trabajo y el recibimiento de tus compañeros. Mi trabajo es cuidar y siempre lo será pero unos cuidados en equipo son más efectivos y más visibles.

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Gracias María por compartir tu experiencia con nosotros… El contexto laboral, la carga de trabajo, los compañeros… también nuestra actitud antes ciertos temas, y por supuesto, la de la organización. Un saludo María!

  7. maría A. dice

    Hola Serafín.
    Yo he estado de volante en alguna ocasión y mi experiencia es mala. He llegado a estar en una mañana en 3 servicios. He tenido que dejar medicación por repartir del desayuno a mitad, al llegar a la otra planta se ha tenido que repartir de nuevo habitaciones entre los compañeros.. Llegas a casa con un alto grado de estrés y con la sensación de no haber hecho bien tu trabajo. No sabes nunca donde vas a ir al día siguiente, haces planes con la familia y te cambian el turno a última hora…No estoy a favor de ejercer este tipo de enfermería en el que ni te sientes realizada como enfermera, ni te acabas de integrar con los compañeros para los que muchas veces eres un estorbo y desde luego la calidad de los cuidados está muy mermada.

  8. Esteban dice

    Pues esto tiene que cambiar.

    A ningún directivo que se le llene la boca con programas de seguridad y abrasa a las enfermeras a lavarse las manos (Cuestión que es necesaria), o a rellenar papelitos que supuestamente garantizan la seguridad del paciente, se le puede pasar un problema de seguridad tan grave como este.

    Y tienen que cambiar las formas de pensar en las direcciones, tienen que respetarse las especialidades y los perfiles (Que ya los hay…), tiene que cambiar la forma de contratar enfermeras (No solo meterse en la lista y esperar nuestra oportunidad…), tiene que dejar de medirse solo la actividad asistencial y empezar a valorar COMO se hace esta actividad. Tienen que hacerse buenos progamaas de formación continuada, de EXPERTOS y simulación Y la Enfermería es clave en todo esto.

    Y no solo es un problema de gestión de las personas, las relaciones o la formación de las enfermeras en sus ámbitos de trabajo, se trata de que las unidades de enfermería deberían ser equipos de trabajo, formar parte de un equipo no consiste en saber las tareas y técnicas que se desarrollan, va más allá, creo que todos lo intuimos…

    Y ojo, es imprtante que las direcciones dejen de mirar a otro lado respecto a este tema, y tampoco deberían hacerlo otras instituciones importantes como la organización colegial. Esta es una cuestión CAPITAL para nuestra profesión,y diría incluso en nuestros sistemas sanitarios. Si las direcciones no dan respuesta a este intríngulis, serán apartadas por las direcciones asistenciales y por las gestiónes de RRHH… y nos encontraremos con un gran vacío.

    Y eso el sistema sanitario en el que se da importancia a la calidad y no solo a la asistencia bruta, donde cuenta la seguridad, no se lo puede permitir… hay que valorar lo que hacemos y como lo hacemos, hay que medirlo, explicarlo, y demostrar la necesidad de cambio.

    PD. sin contar que cada vez hay menos “rotantes” por los recortes… no por un razonamiento como el anterior…

    En un sistema sanitario , donde el centro es el cuidado del paciente…

  9. Esteban dice

    Por cierto, y perdón por la brasa…, habría que desterrar también la actitud de algunos veteranos que asignan a los nueveos el rol de que tienen que aguantar lo que antes pasamos nosotros hasta conseguir nuestro “estatus”.

    Como lo vivimos, todos sabemos que está MAL, y todos deberíamos ayudar por supuesto, pero hacer por que las cosas cambien…

    1. Ana Lopez Cadenas dice

      Totalmente de acuerdo, hacer pasar a los demás por penurias que los veteranos hemos pasado es no creer en los derecho de nada ni nadie. Una sociedad que quiere vivir en el verdadero bienestar se lo tiene que creer de verdad, empezando por que cuidamos a los demás.

  10. Ana Lopez Cadenas dice

    Mi experiencia laboral es nefasta en este sentido.
    Me superó mentalmente el estrés que me provocaba estar cada día en un servicio. Una cosa es rotar en determinados servicios de los cuales conozcas el trabajo y otra muy diferente es insultar nuestra inteligencia haciéndonos creer que valemos para un roto como para un descosido.
    A favor:
    Conoces el hospital y a muchos compañeros.
    En contra:
    Es estresante

    Aprendiz de mucho es un maestro de nada
    No te concentras en lo que estás haciendo, cuando entras al turno y te dicen dónde vas tienes que resetear el cerebro.

    Siempre eres ” la nueva” aunque lleves 10 años trabajando para la empresa.

    Cada servicio funciona como un ente desligado del resto, debes memorizarte “Sus protocolos” y ” sus formas de hacer las cosas”. Ellos lo hacen bien y siempre son los demás los que lo hacen mal, el día que no te acuerdas te crucifican tus propios compañeros.

    No te implicas en el servicio porque no va nada contigo, ni tan siquiera cuentan contigo para que te impliques. Solo resuelves labores propias del turno.

    Aprende de memoria la organización del material en cada planta, por si tienes una urgencia de las de verdad.

    Es frustrante, porque nunca terminas de ser realmente bueno en nada. Siempre estás a prueba.

    No debo seguir… que me hace recordar… En fin, todas las experiencias no son iguales, obviamente ésta es la mía, y no solo eso, sino que además es mi visión de mi experiencia.
    Espero que por lo menos os haya servido como dato para la investigación o para el post.

  11. angelica dice

    Hola a todos:
    Yo pertenezco a un hospital donde la enfermera quirúrgica de urgencias asume el quirófano de urgencias y los boxes de cirugía,medicina, trauma, semicríticos, endoscopias urgentes, quirófano de sépticos, triaje, clasificación, sala de curas y ya no se cuantas cosas más!!!.
    Dentro del mismo servicio de urgencias rotamos y es agotador!!!
    Tengo casi 20 años de experiencia como enfermera y mi contrato es fijo en un hospital de la Generalitat, es decir soy funcionaria a afectos contractuales. Eso no significa más que tienes una estabilidad laboral, porque privilegios como antaño se tenían, de eso nada!!!
    Peor están mis compañeras que con los mismos años de experiencia y las mismas condiciones laborales están cada día en un servicio diferente: uci, quirófano, plantas, Reanimación…
    Yo las veo cada día más desencantadas de la profesión. Están estresadas, con dolor de estómago permanentemente, diarreas, pérdida de peso y hasta a algunas se les cae el pelo a mechones. Esto lo he visto yo con mis propios ojos.
    Estas enfermeras son unas excelentes profesionales, formadas con Másters y Postgrados en quirófano, Uci, urgencias y no se cuántas cosas más. Las edades oscilan entre 35 y 40… años y tienen cargas familiares como todo el mundo.
    Y no quieren venir a trabajar… Lloran en el vestuario…
    Creéis que hay derecho a eso???. Es necesario amargarle la vida a alguien cuándo además es buenísima en su trabajo con una conducta intachable???
    Antes de las 8 h de la mañana deben pasar por la dirección de enfermería y allí una supervisora les dice dónde tienen que ir esa mañana, a veces hasta en tres servicios diferentes.
    La noche anterior no pueden dormir por la incertidumbre de dónde estarán la mañana siguiente.
    Y las direcciones que opinan??? me preguntabas en twiter.
    Pues bien. Es la propia dirección que fomenta esta manera de hacer.Creo que solo les interesa que se cubra el “hueco” por una enfermera. Es evidente que debe cubrirse “el hueco” como dicen ellos, pero no así!!! Esta manera de proceder se está haciendo desde hace tantos años que cambiarlo es casi imposible. Debería cambiar toda la cúpula y que vinieran direcciones nuevas , que buscaran y valoraran el talento de su gente, que los promocionara, que los tuvieran contentos para que quisieran venir a trabajar…
    Todos sabemos que los trabajadores contentos por sus condiciones laborales se implican más en su trabajo y aumenta la calidad, la seguridad y la productividad. ¿Por qué no se aplica esta regla en los hospitales???
    ¿Qué interes tienen en tener a la gente descontenta??? ¿Qué consiguen con eso?
    Tener a enfermeras en servicios diferentes cada día supone que no se impliquen en el servicio ni en el trabajo, que no se consideren ni sean consideradas de ningún lugar en particular, que disminuya la calidad de sus cuidados, que aumente el número de eventos adversos a los pacientes, porque se ve deteriorada la seguridad del paciente, que no les den el trato adecuado, que no les quieran enseñar otros compañeros aquello que no conocen o no dominan y que el paciente se de cuenta y viva en primera persona el descontento de las enfermeras volantes.
    ¿Que vamos ha hacer para parar esto??? ¿cómo nos vamos hacer valer si nuestras propias direcciones nos tratan de esta forma, sabiendo lo mal que lo pasamos??? Y si los nuestros nos tratan así ¿cómo esperáis que nos traten los demás (otros estamentos)???. ¿Que imagen estamos dando?
    En muchas ocasiones siento vergüenza ajena!!!
    Esto debe ser un cambio entre todos porque una única persona no puede ir en contra de una organización. ¿Se os ocurre cómo???
    Un saludo y mis felicitaciones a los enfermeros y enfermeras volantes, porque considero que por estar en estas condiciones, sois de lo mejorcito de los hospitales.

  12. angelica dice

    A por cierto… las he animado a comentar el artículo y explicar su propia experiencias, pero…¿lo harán?…

    1. Ana López Cadenas dice

      Maravilloso. Gracias por reconocer lo nefasto que supone ser volante en muchas ocasiones. Se utilizan escusas tipo ” estamos en crisis” y “esto es así mi niña” como una cortina de humo para que todo valga; mientras tanto todo lo que lleva consiguiendo enfermería en década se ha ido “al garete” en meses. Ojala tengan el valor de contarlo. Todo mi apoyo porque sé por lo que están pasando. por favor hazles llegar mi saludo y mi respeto.

  13. angélica dice

    Hola Ana, sin duda les haré llegar tus palabras.
    Gracias a ti y ánimo porque a demás de aguantar todo esto, estáis o estamos sometidas a la ley del miedo: “Si no te gusta ya lo sabes…, si no estás de acuerdo como tu hay más…”
    ¡¡¡¡Que palabras tan bonitas y agradables!!! ¿y la empatía? ¿no son también enfermeras? ¿o de eso ya no se acuerdan?
    ¡Un saludo y adelante que valemos mucho!

  14. Ana Salvador dice

    Llevo 20 años de profesión, de los cuales más de 10 he sido enfermera “volante”, o como lo denominamos en mi centro de trabajo “polivalente”. Aunque, quien bien lo describió fué un compañero médico cubano que me llamaba “tapahuecos”.
    En general, tiene sus pros ( los que menos ) y sus contras ( demasiados ).
    Estar cada día en un servicio estresa y mucho. Has de adaptarte al ritmo y a la forma de trabajar de cada persona, cada equipo y cada servicio. Y lo que es peor, a las “manías” de cada uno, y si no quieres tener problemas lo haces como les gusta y punto. Has de conocer el servicio y saber situar el material ( porque nadie se molesta en estandarizar las salas de curas y el almacenamiento del material para que en todas las unidades de un hospital sigan un mismo orden ). Cada día tienes pacientes nuevos y no realizas un seguimiento. Se tendría que tener muy en cuenta que cuando conoces a un paciente día a día , su historia, su evolución, su tratamiento… aumenta ( esto que tanto les gusta a los gestores) la seguridad del paciente.
    Y no es que no quieras implicarte en el servicio, es que estás en tierra de nadie. Nadie cuenta contigo para una reunión de servicio, entre otras cosas, porque en realidad deberías acudir a todas y eso no sería factible. Las supervisoras te ignoran, a no ser que sea para recriminarte algo que has dejado de hacer o que se ha hecho mal porque “seguro que ha sido la polivalente que no sabe que aquí lo hacemos así”.
    También he tenido compañeras que no les importaba ser polivalentes ya que así no se implicaban en nada, iban, hacían sus horas y a su casa…pero esto también es cuestión de como seas de carácter y de responsable.
    Y lo de cada día en un servicio, es un decir. Yo en una noche empezaba en urgencias hasta la 1h por punta de trabajo, después me iba a planta a acabar los “pasillos” de las 24h y si surgía una intervención de urgencia a quirófano. Y de allí me llevaba el paciente a la UCI y mis compañeras me lo dejaban a mi “porque era un ingreso a esas horas intempestivas y total yo ya me lo conocía de quirófano”…
    En aquella época se inventó el “kit de polivalente” : llevabas a cuestas tus cubiertos para la cena, tu café y tu taza, tu botella de agua…porque nunca sabías donde ibas a acabar.
    Creo que no terminaría de contar la cantidad de situaciones vivdas…
    El lado bueno, para mí, fue que aprendí mucho y me motivó a estudiar más y seguir formándome porque de golpe, eres consciente de la cantidad de cosas que desconoces. E intentaba pensar que si era eso lo que tenía que vivir, tenía que adaptarme lo mejor posible y minimizar el estrés que implicaba. También me dió la oportunidad de quedarme con lo mejor de cada compañero y aprender sus “trucos” y técnicas.
    Por desgracia, este tipo de enfermera “volante” está más de moda que nunca debido a la crisis. Y los gestores han visto el filón que supone tener una enfermera que pueda “tapar cualquier hueco del hospital” ya que las plantillas están bajo mínimos y la consigna es no suplir las bajas.
    En otros centros, siempre ha existido un grupo de enfermeras “ llamadas de complemento” que iban de refuerzo a diferentes servicios que ya estaban cubiertos con la plantilla correspondiente pero que daban apoyo. Pero, eso ha pasado a la historia y ahora no hay ni una sola enfermera de más.
    Creo que los gestores deberían pensar un poco más en el beneficio/riesgo de esta práctica, no de cara a la enfermera porque no les importa como lo vivas, sinó de cara a la seguridad del paciente.
    Enfermería debería luchar por las especialidades ( como los médicos), no es lo mismo urgencias, que UCI, que quirófano que hospitalización y acabas siendo aprendiz de todo y maestro de nada.

  15. m.a.garachana dice

    Buenas.
    Me encantó este tema y aunque tardé en encontrarlo, creo que se mantiene aún vigente y me gustaría aportar otra visión.
    He sido volante, sustituta y sobre todo inestable laboralmente y aunque resulta duro en el momento después desde la distancia lo he visto diferente.
    Se adquieren capacidades que yo personalmente creo que me benefician, “conozco lo que hace el vecino de al lado”,estuve allí, esto hace que en vez de pelearme con el servicio al que derivó o me derivan los pacientes, colaboro para obtener mejores resultados para todos, incluida yo y sobretodo el paciente, víctima de estas riñas en muchas ocasiones.
    Y el estímulo que se enciende al tener que hacer las cosas así, “por que aquí se hace así”,buscando evidencia,y soñando con el día en que sentemos el culo y digamos tengo tiempo para crecer aquí”.
    La velocidad con la que prioriza la enfermera volante para ver la cara de todos los pacientes antes de que se duerman esa noche, y no tener que despertarles, para poder decirle a la del turno de mañana, que vive allí desde hace años, que sus pacientes, todos, estaban vivos!. Eso es algo que debería vivir toda enfermera, y seríamos aún mejores…
    En adquisición de habilidades y capacidades hay un filón pero siempre se podría mejorar, la acogida,el orden.., sobre todo porque la enfermera especializada en rotar, es buena pero no adivina, y nadie puede ser buen profesional en esta nuestra enfermeria, si se cree imprescindible o hace méritos para serlo.
    Y por último aparecen los temidos errores por los que ya he oído varias veces ” me voy a currar al super y por gusto voy a tirar un estante de botes, a ver que pasa, además con líquido, para limpiarlo luego”. Da tanto miedo.., los pacientes lo sufren tanto que merece la pena estudiarlo, investigarlo y por favor, cuidarlo que forma parte de gran número de profesionales que algún día estarán al borde de su cama para darles las buenas noches, sin apenas saber su nombre, pero cuidandoles lo mejor que pueden.

  16. Maria dice

    Trabajo en urgencias y a veces hasta 10 minutos antes no se donde estaré. Incluso cuando sabes donde vas y llegas a tu puesto te cambian. Yo he llegado a estar en 3 sitios en 10 horas y he llegado a casa con esa sensación de no saber si he hecho bien mi trabajo, muchas, demasiadas veces.

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Gracias por compartir tu experiencia con nosotros María. Sentimos mucho esta situación y deseamos que las investigación en este sentido ayuden a los gestores a planificar de manera adecuada los recursos humanos… ¿lo veremos?

  17. Miriam dice

    Hola Serafín.
    En primer lugar, enhorabuena por el trabajazo que hacéis con esta web, os sigo de cerca desde hace tiempo. Realmente vuestras aportaciones son una fuerte motivación para seguir avanzando.
    Soy Residente de Salud Mental; antes sí que he estado de enfermera volante; pero simplemente quiero comentar que conozco a profesionales que, teniendo una especialidad, trabajan como enfermera volante. Eso realmente me indigna.
    Pienso… ¿Os imaginais a un cardiólogo al que tuviesen de “médico volante”, y que le llamasen para la guardia de psiquiatría, por ejemplo?
    Creo que es una figura que sale muy rentable a las direcciones de enfermería; aunque ello sea a costa del profesional, del cual ni interesan los conocimientos que tiene en diferentes materias.

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Gracias por tus palabras Miriam! Un placer leerte por aquí. La situación que comentas me parece “brutal” en el sentido, de que estamos formando a profesionales en áreas concretas de desarrollo que luego no “tienen su sitio” en el entorno laboral. Y esto, sencillamente, no puede suceder.
      ¡Queda mucho camino por delante! Sigamos!

  18. NURIA dice

    Hola a todos! En en el hospital donde trabajo en esta condicion de “comodin” nos llaman canguros. A mi no me molesta el echo de poder trabajar en cualquier sitio…al reves. Pero para las unidades creo que no es bueno. Los enfermos necesitan de unas rutinas i maneras de hacer…cuando no te han viato antes lo primero que preguntan es:eres estudiante?. Les crea desconfianza.
    Lo que tambien odio de mi condicion de canguro son los horarios…mañana, tarde y noche…cuando sea y donde sea.. es duro.

Deja un comentario