Inicio » Colaboraciones » “Quien empieza a transitar este camino, ya no encuentra posible la vuelta atrás”

“Quien empieza a transitar este camino, ya no encuentra posible la vuelta atrás”

De nuevo tenemos un post invitado. En este caso, nuestra amiga Gloria Cobo, nos cuenta su experiencia en el VII Congreso Nacional de Enfermería en Cuidados Complementarios y Terapias Naturales. Solo decirós que se trata de un primer post sobre este evento. Dentro de unos días publicaremos la segunda parte.

Aprovechamos para darle las gracias por dedicar parte de su tiempo a compartir lo aprendido y le invitamos a que siga participando en Cuidando, al menos, hasta que comience con su blog, que ya queda menos…

Os dejamos con ella.

El renacer de una nueva Enfermería

Durante los días 6 y 7 de mayo de 2011 se ha celebrado en Benidorm el VII Congreso Nacional de Enfermería en Cuidados Complementarios y Terapias Naturales, con el lema “Bienestar integral, equilibrio y salud”. Ha sido organizado por ADEATA (Asociación de Diplomados en Enfermería, Acupuntores y Terapias Alternativas) y SEEHNA (Sociedad Científica Española de Enfermería Holística y Naturista). Acudimos en torno a unas 300 personas, enfermeros diplomados en su mayoría, con un historial profesional y personal en mayor o menor medida ligado a las terapias complementarias en salud.

 

Sending Distant Energy
Creative Commons License photo credit: stillclicking

Fueron dos intensos y productivos donde tuvimos ocasión de aprender más sobre nuevas herramientas para aplicar en los cuidados que ofrecemos a las personas, tanto a través de las comunicaciones orales que tuvieron lugar, de gran interés y muchas de ellas de corte científico riguroso, como a través de los talleres prácticos. Así, se dieron de la mano la Geobiología (influencia en la salud de las emanaciones energéticas, eléctricas y electromagnéticas tanto naturales como artificiales), la Sintergética (una aproximación holística al ser humano y la salud que quedó reflejada en la magnífica conferencia inaugural de Claudio Álvaro Méndez Brieres), la Acupuntura (se mostró un riguroso estudio sobre los efectos de la acupuntura en las fístulas arterio-venosas de pacientes en diálisis hecho por compañeros andaluces), las Flores de Bach (reequilibrio emocional a través del uso de esencias florales), la Medicina Tradicional China, el Biomagnetismo (uso de imanes para el restablecimiento de la salud), la Aromaterapia (uso de esencias aromáticas), la Cromoterapia (uso de los distintos colores con fines saludables), la Facioterapia (técnica desarrollada recientemente que trabaja puntos reflejos en la cara), la energía Reiki (técnica sanadora a través de la imposición de manos), la terapia Cráneo-sacral (movimientos sutiles que aportan salud a través del equilibrado de la circulación del líquido céfalo-raquídeo), el Efecto Piramidal (o cómo las pirámides curan, sorprendente conferencia de Gabriel Silva, piramidólogo de alcance internacional), la Kinesiología (estudio científico del movimiento humano), la Biodanza (liberación de emociones a través de la danza y de la música), la Reflexoterapia podal (estimulación de puntos reflejos en el pie para restablecer la salud), la Danza Oriental y la relajación, el Dibujo como aliado, la monitorización del Aura y los Chakras a través de un programa informático, la Musicoterapia, etc.

Olores y colores
Creative Commons License photo credit: CUEVA2008

Pudimos comprobar cómo la aplicación de este tipo de terapias ha ayudado a muchas personas, y nos sorprendió la inquietud de nuestros colegas por demostrar, bajo el prisma del pensamiento científico, que las terapias complementarias funcionan. Enfermeros de una unidad de diálisis aplicando agujas para favorecer el flujo en la fístula arteriovenosa, enfermera de mutua consiguiendo una pronta recuperación y aceptación en una amputación de miembro inferior en un paciente de 17 años, enfermera de primaria a la que el médico le deriva los casos de mujeres diagnosticadas de fibromialgia para atenderlas en la consulta de enfermería en un tiempo reservado para ello, enfermero usando terapias naturales en personas en riesgo de exclusión social en un centro donde se les atiende, musicóloga facilitando el tránsito a la otra vida en pacientes terminales a través del poder terapéutico de la música, enfermero de primaria estudiando las condiciones geobiológicas en los domicilios de pacientes con enfermedades crónicas, enfermeras docentes estudiando la respuesta del alumnado a la asignatura sobre terapias complementarias, enfermero estudiante comprobando los efectos de la música en ratones de laboratorio, matronas estudiando los efectos de la homeopatía en el trabajo de parto… Todos estos ejemplos se refieren a profesionales que ya están aplicando estos cuidados en su trabajo en el sistema sanitario público, sin contar con las innumerables experiencias que habrán vivido aquellos que atienden una consulta privada, cada vez con más frecuencia, de forma exclusiva. Porque quien empieza a transitar este camino, ya no encuentra posible la vuelta atrás; la satisfacción de ver mejorar la salud usando medios inocuos y baratos en su mayoría, no tiene comparación. El esfuerzo de estos enfermeros, que muchas veces sienten que van “a contracorriente”, se ve compensado por un cada vez mayor interés que suscitan estas terapias en la población en general, en respuesta a un modelo sanitario en franca crisis (como casi todo hoy en día) que pide a gritos cambiar el modelo biologicista de enfoque del ser humano por otro de tipo humanista e integrador de sus facetas física, mental, emocional y espiritual.

Etiquetas :
Post anterior
Post siguiente

Sobre Colaboración

11 Comentarios

  1. Bueno un tema que me encanta. Hace cosa de un mes, debido a un comentario en twitter, se genero un debate sobre las terapias alternativas y su eficacia, bajo el hashtag #tadeb. Aunque se centró mucho en la homeopatía también aparecieron otras terapias como por ejemplo el reiki y comentarios como que estas terapias están basadas en humo y que no tienen base científica. En mi opinión, estas terapias reconocidas por la OMS y la UE, han demostrado y siguen demostrando su eficacia e inocuidad. Me alegra saber que algunos profesionales enfermeros dedican su tiempo a utilizar estas terapias en su labor asistencial y además se dedican a investigar y desarrollar estudios sobre este tema.
    En mi caso soy uno de los que “ha empezado a transitar este camino y no encuentra vuelta atrás”, aunque refiriéndome a “mis propias carnes”. terapias como la homeopatía y la reflexología me han sido y me están siendo muy útiles.
    Gracias Gloria por compartir tu experiencia en el congreso.
    Un abrazo!

  2. Hola Serafín.
    Ya conoces mi postura sobre estos temas.
    Gloria, indica que hay 1ESTUDIO que acupuntura ( o cualquier otro) que es riguroso…. ¿podría ser posible el leer ese estudio?
    Gracias

    • Hola Nacho y Jesús, conozco vuestras posturas en relación a todo este asunto, por eso además, mi interés en que Gloria nos contara su experiencia sobre este tema. Ahora mismo le envio un mail y le comento lo del estudio por si nos lo puede enviar. Espero también que ella se pronuncie y responda a vuestros comentarios.

      Gracias por participar amigos!!!

  3. La verdad es que es un tema delicado. Si un día me encuentro con un estudio serio en el que se habla de las evidencias científicas del reiki o de la acupuntura, por poner un ejemplo, a los dos días me encuentro otro, tan serio como el anterior, en el que se habla de todo lo contrario. ¿De cuál te fías?

    Estaré pendiente de los nuevos aportes porque hasta ahora, estoy más cerca del no que del si con respecto a estas nuevas terapias, aunque siempre estaré dispuesta a abrir mi mente a todo lo que sea ebidentemente demostrable.

  4. ¡Gracias por vuestros comentarios! Soy consciente de que es un tema que suscita opiniones encontradas, todas absolutamente respetables. Creo que la aproximación al conocimiento de estas terapias no debe quedarse en la comparación entre estudios en la bibliografía consultada; animo a experimentarlas, para convencerse de sus efectos saludables y su inocuidad. Voy a intentar contactar con el autor que presentó el estudio sobre la acupuntura, y ofrecéroslo.

  5. Hola Gloria.

    Me imagino que no has entrado en mi blog, donde hace poco más de 1semana, se habló en twitter sobre el tema.
    Ahí dejo mi postura y mio experiencia, creo que clara.
    Sobre que no nos basemos en bibliografía, que probemos sus efectos saludables….pues discrepo un poco y me explico…
    La homepatía usa con concepto FÍSICO, que cualquier alumno de 2º de bachillerato desmontaría (número de avogadro 6,23x 1023)
    El reiki… pues se asocia a la imposición de manos pero con otro nombre
    Las flores de bach, es lo mismo que la homepatía pero con florecillas.
    Los biomágnetismo están desde hace mucho tiempo explicado su NULO efecto en el cuerpo humano y en el agua (¿os acordais..de las purificadoras de agua que vendian en las teletiendas?) Otro ejemplo claro en este concepto han sida las pulseras Power Balance…
    La acupuntura, también se ha demostrado su acción nula en el cuerpo…. pese a que haya gente que diga que al ser una técnica oriental no puede ser entendida por la ciencia occidental WTF!! Pues que yo sepa no hay estudios hechos por chinos, coreanos, japoneses… que avalen dichas prácticas.

    Me parece muy bien que la gente use esas cosa, como ya he comentado sobre este tema, estas “terapias” cubren el hueco que la religión ha dejado, la gente quiere creer en algo.
    Pero también creo que la enferemería (o yo al menos,no lo voy ha hacer) no tire por estos campos para poder evolucionar y ser más independiente. No nos dejemos embaucar por todo aquello que lleve la palabra holítico.

    Debemos luchar porque nuestra profesión sera reconocidad por lo que es UN AGENTE DE SALUD, basado en evidencia, en prubas…

    Un saludo

  6. ¡Toma ya! Evidentemente con b. Serafín y demás compañeros, os pido disculpas. Fallos del directo.

    Y Gloria, la verdad es que mi experiencia en estos campos es nula. Quizás mi actitud “incrédula” sea por eso. Gracias por molestarte en buscar el estudio. Como ya te decía, no hay que cerrarse a nada. Todo lo que sea sumar, bueno será.

  7. Hola Nacho:
    No conozco tu blog, me gustará que me indiques cual es para visitarlo.
    Me has entendido mal, aunque creo que he sido bastante clara en mi comentario. En ningún momento digo que no nos basemos en bibliografía, sino que el conocimiento de estas terapias no debe quedarse, quizás debería haber añadido SOLAMENTE, en la comparación entre estudios en la bibliografía consultada. Al igual que tú, lucho porque nuestra profesión sea reconocida como agente de salud, trabajo cada día en ello, y creo en las evidencias, en las pruebas, como tú. Aunque también creo que tanto tú en tu escueta definición de algunas terapias, como yo en el post, no hacemos justicia al trabajo y la entrega de tantas personas que han dedicado su vida al estudio y a la práctica de estas terapias, en algunos casos desde hace cientos o miles de años. Es un atrevimiento reducir ese ingente trabajo a una simple frase. Y lo digo también por mí. El paradigma científico no lleva imperando tantos años como años llevan muchas de estas terapias funcionando con éxito, sólo que en nuestro mundo occidental no han tenido el calado que han tenido en otras sociedades. Recuerdo la primera vez que leí un artículo sobre la homeopatía, y efectivamente lo primero que hacía era explicar que, según la teoría del número de avogadro, después de no sé cuantas diluciones, ya no queda ninguna partícula de la materia original en las diluciones resultantes. Vale, no hay materia, pero ¿qué es la materia sino la forma densa de la energía? El mismo artículo justificaba en adelante el efecto terapéutico de los remedios homeopáticos, basándose en ello.
    El camino de evolución de la ciencia no ha debido de ser un camino de rosas; cuando alguien descubría algo nuevo, posiblemente tuvo que enfrentarse a la resistencia de sus coetáneos. Como enfermera sé del cuerpo científico del cual parto, pero no quiero cerrarme a nada que pueda beneficiar a mis pacientes, sabiendo de antemano que no les va a dañar. Por supuesto, sé que hay mucha paja y muchos oportunistas en este campo, por eso celebro que cada vez haya más enfermeros que luchen por añadir las terapias complementarias a nuestro campo de actuación, creo que nos va a hacer mucho más ricos, y que, sobre todo, nos sitúa en una actualidad en la que cada vez más personas las demandan.

  8. De acuerdo en todo contigo, Gloria. Creo que lo has expresado perfectamente. Como dices, yo también creo en nuestra profesión y en el trabajo basado en la evidencia. Y además, me interesan estas terapias, a las que les queda todavía un buen recorrido para ser aceptadas en nuestra sociedad. Son dos temas que no son incompatibles desde mi punto de vista.

  9. Felicidades Gloria, se me ha puesto los “pelos de punta”, y el titulo lo mejor, una vez que empiezas a conocer este mundo no hay vuelta atras. Es impresionante ver y experimentar como las personas cambian en su TOTALIDAD con las terapia naturales, la enfermedad es la causa de que “algo” a nivel emocional no va bien y el cuerpo te da un toque de atención para que lo resuelvas.
    Besos mil.

  10. Besos, querida Juani (y bienvenida a la “blogosfera”). Comentaros que no olvido facilitaros los estudios presentados en el congreso, cuando desde la agencia que se encargó de tramitar las inscripciones y demás, nos envíen el resumen del material expuesto.
    ¡Abrazos para tod@s!

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines autopublicitarios.
- Cíñete al tema del artículo en cuestión.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente porque será moderado, ten un poco de paciencia.
- Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados.

Gracias por tu sensatez.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*

Subir
A %d blogueros les gusta esto: