¿Y si ingresamos a los pacientes en los hospitales según sus niveles de cuidados?

7

Las redes sociales son así. En ocasiones, un simple tweet o una publicación en un muro de Facebook, puede desencadenar el debate menos esperado.

Pacientes, camas, profesionales y resultados.
Clasificar via Shutterstock
Clasificar via Shutterstock

Y es que, el debate sobre cómo han de clasificarse o ingresarse los pacientes en las plantas (Unidades) de los hospitales da para mucho. Es habitual que un paciente cuando acude a Urgencias y necesita ser hospitalizado, se ingrese(si es posible, hay habitaciones y todo lo demás) en una planta de una determinada especialidad (si lo ha valorado el Cardiólogo a Cardiología, si lo ha visto la Internista a Interna, etc). El caso es que podemos encontrarnos plantas con números de camas similares (30 pacientes cada una) que tienen ingresados pacientes con diferentes niveles de cuidados, es decir, con diferentes demandas de cuidados, y que quizás tienen el mismo número de profesionales trabajando en ellas (enfermeras, auxiliares, médicas, celadoras, etc). Obviamente, y sin entrar en ningún tipo de detalles (hoy no toca) los cuidados, el entorno, los resultados en salud, quizás no sean los mismos.

Un ejemplo de un Hospital Jiennense

El Hospital Alto Guadalquivir (Andújar, Jaén) desde sus inicios y debido a diferentes innovaciones de tipo organizativo, funcional y arquitectónico, puso en marcha hace años un sistema para clasificar a los pacientes de manera que la ubicación no dependiera de la especialidad médica, sino directamente del nivel de cuidados de enfermería que el paciente requiere en cada momento de su proceso asistencial

La clasificación responde a cuatro niveles de cuidados (se adjunta imagen), que se crearon tras el trabajo de un grupo de expertos, y que facilita una orientación para realizar dicha clasificación.

Niveles de Cuidados Hospital de Andújar (Imagen extraída de la Tesis Doctoral de la Dra. Ana Mª Porcel Gálvez)
Niveles de Cuidados Hospital de Andújar (Imagen extraída de la Tesis Doctoral de la Dra. Ana Mª Porcel Gálvez)
La Tesis Doctoral de Ana Mª Porcel Gálvez: Construcción y validación de un sistema de evaluación del nivel de dependencia para el cuidado de pacientes hospitalizados

Enfermera e investigadora planteó en el 2011 su Tesis Doctoral en relación a este tema, teniendo en cuenta que la Clasificación planteada por el grupo de expertos del hospital mencionado, facilitaba una orientación, pero que tras su puesta en marcha en el centro, sin un proceso de validación y basada meramente en técnicas aplicadas en los pacientes era motivo de controversias.

En este sentido, me gustaría recomendaros la lectura de su tesis doctoral, donde se construyó un instrumento llamado “Escala INICIARE ®” mediante la utilización de Sistemas Estandarizados de Lenguaje Enfermero, y orientados desde el Modelo Conceptual de Virginia Henderson. Esta escala permite medir el nivel de dependencia en necesidades de cuidados de los pacientes en el entorno hospitalario, desde un formato de de valoración clínica estructurada, fundamentada y sustentada empíricamente.

La lectura de su Tesis os permitirá profundizar en este tema, así cómo conocer otros instrumentos de medida de los cuidados, los factores relacionados, y el interesante uso que puede tener en la elaboración de instrumentos de valoración los lenguajes estandarizados.

Por último, también os recomiendo el artículo relacionado, publicado en la revista Journal of Clinical Nursing, por esta misma autora (y el resto del equipo de investigación) titulado “Design and validation of the INICIARE instrument, for the assessment of dependency level in acutely ill hospitalised patients” donde podrás encontrar una versión “abreviada” del proceso de construcción y validación del instrumento.

Como ves, disponemos de instrumentos para valorar la demanda de cuidados de las personas ingresadas, aunque otra cosa es que la organización hospitalaria, los recursos humanos y el entorno organizativo nos acompañen en su uso día a día . Pero eso ya es para otro post 😉

Un saludo.

También podría gustarte Más del autor

7 Comentarios

  1. Inma Perteguer dice

    Bueno Serafín, parece que me lanzo la primera a compartir mi reflexión sobre este tema. Quizás porque la mayoría de las enfermeras que tenemos ya cierta “experiencia” y que en algún momento de nuestra trayectoria profesional nos hemos dedicado a intentar mejorar los cuidados que prestamos, nos hemos planteado este tema.
    Voy a empezar por formular una serie de preguntas que yo misma me hago:
    ¿Tendríamos que estar cambiando a los pacientes de Unidad según se modifica su demanda de cuidados?.
    ¿Sería factible garantizar la personalización con esta rotación de pacientes?.
    ¿No sería igual o más importante que asegurar la ratio enfermera paciente de cada Unidad el adecuar el nivel competencial de las enfermeras a la demanda de cuidados de los pacientes?.
    Antes de seguir con mi reflexión creo que voy a esperar a ver que contestan nuestros compañeros y compañeras de oficio a estas cuestiones.
    Un saludo y gracias por estar ahí.
    Besos. Inma

    1. Andoni Carrion dice

      Interesante post e interesantes preguntas las de Inma. Un tema complejo que en España aún está lejos de ser una realidad porque implica cambios, no solo estructurales y organizativos, sino de cultura.

      Y de ahí las preguntas de Inma. ¿Y si en vez de pensar en ratios enfermeras-pacientes o personalización tradicional pensamos en reorganizar las unidades asignando mas de una enfermera a un paciente? ¿Y si las plantillas son móviles y flexibles en función de las necesidades de cuidados de los pacientes?

      Recomiendo leer las publicaciones de Lisbeth Fagerström y su RAFAELA System.

      Un abrazo.

      1. Serafín Fernández-Salazar dice

        Gracias Andoni por el aporte. Lo de las plantillas móviles y flexibles me parece interesante. Para verlo con tranquilidad, sip. Un saludo.

    2. Serafín Fernández-Salazar dice

      Hola Inma, gracias por pasarte y compartir tus dudas. Respecto de la primera cuestión, te la devuelvo con otra pregunta, ¿que sucede cuando un paciente está ingresado en una planta (traumatología) y su estado empeora (quizás se traslada o debería, a la UCI?. Es solo un ejemplo. No en todos los casos sucede, por lo que una primera ubicación en función de la complejidad, no estaría exenta de que un paciente empeore o no.

      Por otro lado, entiendo que la personalización, en uno u otro caso, no debería verse comprometida, eso si, siempre y cuando exitan unas ratio pacientes-enfermera adecuadas (eso ya para otro post).

      Por último, la cuestión que planteas al final me parece fundamental. ¿Todos los enfermeros tenemos las mismas capacidades? Supongo que la puesta en marcha de especialidades y prácticas avanzadas nos ayudará a ajustar este tipo de cuestiones, pero lo que está claro es que todos, “no valemos para todo”…

      Sigamos con el debate.

  2. PitiDUE dice

    Como ya te puse en Twitter, yo sería partidario de ambas cosas., es decir, ingresar según especialidades (porque no es igual un paciente quirúrgico, que un paciente de Nedrologia o M.Interna), y según niveles de cuidados (porque no es lo mismo un paciente Operado de Cadera, que de Apendicitis, como que tampoco es lo mismo un paciente de edad avanzada con alguna descompensación de alguna patología de base, que un paciente con TBC.
    Como tu bien has escrito, en el Hospital Alto Guadalquivir se ha podido hacer debido a diferentes innovaciones de tipo organizativo, funcional y arquitectónico. En hospitales más antiguos de España sería una tarea economica y organizativamente, casi imposible.
    Sólo en mi hospital, cuando hay repunte de pacientes en Urgencias y no hay camas en sus plantas de Especialidades para ingresar, los ingresan donde hayan libres, con el estrés que eso pueda conllevar por no saber afrontar unos cuidados específicos de dichos pacientes.
    Ahora se vislumbra tímidamente el cambiar las estrategias de Salud para centrarlas en las personas… quien sabe el día de mañana.
    Un saludo!

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Gracias Carlos por pasarte. Coincido contigo en que este tipo de cambios organizativos necesitan de un giro completo de determinadas estructuras. Una medida de estas características no puede ir sola, ya que tiene que venir acompañada de recursos humanos, cultura organizativa, motivación, etc.
      Sigamos trabajando para que esto ocurra 😉 Un saludo.

  3. Aurora Maldonado dice

    Muy interesante. Sin duda es un trabajo de verdadero equipo. Siempre he comentado que el 60% de exito en la recuperación de los pacientes se debe al cuidado de ENFERMERÌA. Donde laboro es difícil dar atención específica tanto por el número de pacientes atendidos (12 en adelante) y el tipo de especialidad que requiere (hasta 10 especialidades diferentes en una noche). En México aún no hay apertura para que la enfermería despunte, de a conocer o implemente nuevas formas de trabajo. El área medica es la que dicide.
    Gracias por compartir nuevas formas de atención.

Deja un comentario