Púrpura

Hace unos días publicábamos un post dirigido a los profesionales de enfermería, relacionado con las posibilidades que tenemos los profesionales «base» de cambiar el desarrollo de nuestra profesión.

Pues bien, parece que mientras nosotros y nosotras debatimos que es lo que queremos (o no) para la profesión, otras personas se están encargando de poner sobre la mesa algunas propuestas para cambiar el desarrollo universitario (una vez más) de la enfermería.

Como veis, esto es un no parar. Aún no ha salido la primera promoción de grados, y ya estamos pensando en cambiar la norma. Menudo lío…

Mejor os cuenta todo esto, uno de los «popes» de la Enfermería en nuestro país. Se agradece, que una persona, cómo el Dr. Joan de Pedro Gómez, ponga sobre la mesa esta situación.

¿Y qué opináis vosotros y vosotras? Ya nos contaréis…

_____________________________________________________

Informe sobre «Propuestas para la reforma y mejora de la calidad y eficiencia del sistema universitario español».

Muchos ya conocéis el informe que se publicó el pasado 13 de febrero de 2013, el mismo fue elaborado por un grupo de “expertos universitarios” formado por 7 catedráticos, un profesor titular y el presidente del Consejo Social de la Universidad Carlos III. Esta comisión presentó al Ministro J. I. Wert un informe sobre «Propuestas para la reforma y mejora de la calidad y eficiencia del sistema universitario español».

Grados cortos y largos

En el artículo V.2 del mencionado informe (página 69), al hablar de Recomendaciones sobre la oferta de títulos y la dimensión del SUE, este grupo de expertos considera la posibilidad de creación de “grados cortos” (es decir antiguas diplomaturas) para un grupo de titulaciones, entre la que naturalmente se encuentra la Enfermería, objetando el poderoso argumento de que se han producido “algunas distorsiones”…

Esto que por sí solo resulta preocupante dado el excelente nivel de competencia del mencionado grupo para evaluar “las distorsiones” que ha producido la elevación a cuatro años la titulación de enfermería, es más preocupante cuando se lee el párrafo anterior, y se recomienda introducir el concepto de programa integrado para ciertas titulaciones que integrarían en cinco años (antiguas licenciaturas), el grado más el Master, para paliar las deficiencias de formación.

La Enfermería también tiene una regulación internacional

Ya veis, unos estudios provocamos distorsiones al sistema universitario por nuestro paso a grado y debemos reducir la duración y otros, tienen déficits de formación que deben paliarse. Más allá, de si ciertas titulaciones deben readaptar su estructura de grado y máster al reconocimiento y homologación internacional de títulos, creo que deberíamos dar una respuesta contundente que hiciera entender a los responsables Ministeriales que nuestra profesión también tiene regulación internacional y países con los que armonizar su titulación.

Si dejamos hacer, alguien decidirá por nosotros

Obviamente, si esperamos a decir que se debe hacer con nuestra titulación, “alguien, no sabemos con qué intención” lo hará por nosotros y parecen haber serias intenciones de volver al sistema de titulaciones cortas y largas, concepto que en principio no me genera un rechazo absoluto pero que en mi opinión, la duración de los estudios debería adaptarse al nivel competencial que la sociedad demanda de los profesionales y no a razones o distorsiones inexplicables.

Estamos de nuevo ante la vieja discusión (y no por ello resuelta) entre nivel académico y nivel de exigencia competencial para el ejercicio profesional, quizás no es el mejor momento para debatir sobre esto, pero la defensa de una enfermería de grado universitario como nivel básico de entrada en el mundo profesional tal vez dificulte nuestro mantenimiento como grado de ciclo largo, de instaurarse esta diferencia entre grados cortos y largos en el SUE.

Estructura profesional y niveles de exigencia competencial

Tal vez es el momento de plantearse, por duro que nos parezca, las exigencias y necesidades de nuestros empleadores y negociar una estructura profesional, que contemple desde los máximos niveles de exigencia competencial a los mínimos, y cuadrar estos niveles con el nivel académico que corresponda. Quizás ese sea el camino para justificar niveles académicos de grado, máster y doctorado que hoy por hoy son una autentica quimera cuando se mira al sistema sanitario o se pide opinión a los empleadores, incapaces de definir sus necesidades en términos de competencias profesionales cuando hablamos de enfermería.

Dr. Joan De Pedro Gómez. 

Decano de la Facultad de Enfermería y Fisioterapia

Universitat de les Illes Balears

 

Documentos de referencia:  

Propuesta para la reforma y mejora de la calidad y eficiencia del sistema universitario español
http://www.mecd.gob.es/dms/mecd/servicios-al-ciudadano-mecd/participacion-publica/sistemauniversitario/propuestas-reforma.pdf

Adenda a los Capítulos I y III del citado informe.
http://www.mecd.gob.es/dms/mecd/servicios-al-ciudadano-mecd/participacion-publica/sistemauniversitario/adenda-propuestas-reforma.pdf

¿Quieres recibir los próximos artículos de Cuidando.es en tu correo electrónico? Suscríbete aqui

 3 visitas

13 comentarios en “¿Vuelta a la diplomatura en Enfermería? Informe de 9 expertos al ministro Wert.”

  1. José Manuel González González

    Buenos Días turronxs.
    Me ha impactado este post. Como bien dices, no ha salido aun la primera promoción de grado y ya quieren cambiar el planteamiento universitario. Me parece una provocación.
    Me surgen dudas, ¿ Estará bien enfocado a nivel universitario el grado a la enfermería? La universidad que prepara a futuros profesionales enfermeros ¿conoce la realidad actual de la práctica enfermera y quiere cambiar las competencias actuales de la enfermería?
    En una realidad, donde se plantea la personalización de los cuidados, unos cuidados basados en la evidencia, promocionar la investigación enfermera, estudios de máster enfermeros, prácticas avanzadas en enfermería y doctorandos entre otras competencias que estamos intentando desarrollar. Por todo esto creo, quién ha hecho este informe o no es enfermero o no conoce las metas por la cual se mueve la enfermería. Y por tanto, este planteamiento me parece que perjudica seriamente a la enfermería.
    Un Saludo de nuevo turroneros y encantado de comunicarme con vosotros.

  2. Hola chicos, como recordareis el primer rumor sobre este sonrojante informe lo escuchamos (por lo menos yo) en la jornada de 3eSalud en Jaén (7/3/13) y simplemente nos pareció una salida de tono que sólo podía venir de gente mal informada y/o peor asesorada.
    El primer valor de vuestra entrada es que se pone a disposición el documento (yo aún no lo había conseguido). El segundo es la autorizada voz que lo disecciona y pone en evidencia la contradicción entre rebajar la formación de la futura enfermería e «integrar» la de otras titulaciones de modo que se formen ‘másters’ directamente en 5 años…
    Ya he expresado mi posición de oposición a cualquier medida en este sentido; pero, al mismo tiempo, digo que es necesario acomodar el nº de enfermeras en formación a la realidad y no sólo a la actual sino a la previsible… y creo que es por esa falta de voluntad de la gestión política a la hora de «meter mano» en el nº de FACULTADES y plazas la que les lleva a pensar que esto puede ser una ‘solución’… es que si no, no le encuentro pies ni cabeza… y mientras tanto el erroneo modelo copiado de otras profesiones para el reconocimiento de competencias avanzadas sigue formando especialistas a frustrar en un mercado laboral cerrado…

  3. Esto no se hace!!! 😉
    Esperaba este post para mañana y pensaba escribir hoy el del paciente empoderado para #CarnavalSalud pero me vais a obligar a comentar esta entrada escribiendo un post porque mi comentario seria muy extenso para este hueco.

    Gracias por ahondar en el debate sobre nuestro futuro profesional a medio/largo plazo… Es el momento que asumamos el rol de alma de la profesión dado que los que hasta ahora han decidido lo han hecho, permitidme la expresión, con el p*to culo!!

    Un abrazo amigashos!!

  4. César Hueso Montoro

    Hola a todos
    Qué miedo genera leer lo que Joan plantea en su escrito. La rumorología dice que a este informe no le va a dar mucho recorrido el ministro, pero suena a lo de siempre (¿recordáis a nuestro presidente del gobierno diciendo antes de ser elegido que no subiría los impuestos de ninguna de las maneras?) … pues me da que el mismo recorrido va a tener este informe, es decir, que todo lo que plantea se hará y, seguramente, de una forma mucho más agresiva que la que se plantea.

    De todo lo que expone Joan, creo que hay que detenerse en el último punto. Una buena forma de contrarrestar o aminorar el efecto de este informe es plantear en nuestra profesión un serio debate sobre el desarrollo competencial, que nos permita no generar falsas expectativas a los estudiantes y profesionales y, precisamente, ajustar mejor la formación a las expectativas de los profesionales y de los Sistemas de Salud. La pregunta de siempre ¿qué implica ser Doctor en el ámbito profesional o tener un Máster? … si acaso algunos miserables puntos en las bolsas de empleo y alguna prioridad que otra para puestos de gestión, pero poco más. Y todo ello, a veces, bajo oscuros sistemas de selección que no reflejan la verdadera capacidad del profesional. Creo que es hora de eso, de que todas las partes afectadas se sienten y debatan sobre el recorrido que los diferentes niveles formativos de los enfermeros y enfermeras pueden y deben tener en el ámbito profesional. Esto justificaría unas expectativas más coherentes entre quienes deciden seguir con una carrera investigadora, profesionalizante, gestora, … que deberían encontrar en la profesión un lugar donde ubicarse y que fuera acorde con su formación. Sin duda, esto regularía mucho más y mejor el papel de los enfermeros y enfermeras en los Sistemas de Salud y, paralelamente, permitiría desarrollar una formación más acorde a esta regulación. Además, de este modo, conseguiríamos reforzar nuestra identidad como área profesional y área de conocimiento, y evitaríamos ser siempre una de las profesiones señaladas cuando se plantea algún debate de este tipo.

    Por cierto, animo a los turroneros a que planteen otro debate sobre la relación entre impacto y desarrollo académico-científico, porque esto tiene guasa también. Es otro de los puntos en los que se ve que la Enfermería importa poco o muy poco, por eso mismo, porque desde ciertas agencias evaluadoras no se nos conoce y se nos mimetiza con lo que consideran más afín … Y lo peor es que todos actuamos como borregos, el primero, por supuesto, el que escribe este comentario, que bajo el lema de “la reglas del juego son las que son” queda abducido y alienado en un sistema donde lo que importa es la supervivencia, no lo que como docente o investigador seas capaz de transmitir.

    Un saludo
    César

  5. «negociar una estructura profesional, que contemple desde los máximos niveles de exigencia competencial a los mínimos, y cuadrar estos niveles con el nivel académico que corresponda. Quizás ese sea el camino para justificar niveles académicos de grado, máster y doctorado que hoy por hoy son una autentica quimera» Esta es la clave, nos hemos dejado llevar por los cantos de sirena, empezando la casa por el tejado. Luchando por el doctorado, que me parece fenomenal hacerlo, pero sin tener unos cimientos competenciales bien consolidados. Podemos consolidar el foro enfermero que nació tiempo atras como una sociación real de enfermería y crear desde esa plataforma algo importante.

  6. Me sumo a todos los vuestros comentarios a la vez que me pregunto ¿Qué piensan los colegios profesionales de este informe?. A veces es necesario que otros nos digan que el camino escogido no es el adecuado y nos tengamos que replantear la estructura desde la base, hablamos de máster, doctorado, especialidades pero sin una base firme. ¿Qué hacemos tras cursar un máster o después de doctorarnos?, practicamente lo mismo que antes.Espero que nos sirva a todos para reflexionar y dirigir nuestros esfuerzos a consolidar nuestra profesión de una vez por todas disponiendo de autonomía propia.

  7. Pedro L Pancorbo

    Hola a todos

    Este informe de expertos sobre la reforma de la estructura de las universidades españolas, encargado por el actual ministro, va mucho mas alla que tratar de la duración de las titulaciones, y propone reformas de mucho calado en la universidad.

    Entre sus recomendaciones estan las de modificar el actual sistema de gobierno de las universidades (un sistema mas directivo en el que un patronato nombra el rector y este nombra al resto de cargos academico, en lugar del actual sistema mediante elecciones con votacion de todos los estamentos). Tambien proponen un cambio importante en el sistema de seleccion y contratacción de profesorado, con un peso mucho mas importante de la faceta investigadora en detrimento de la docente; la propuesta de universidades investigadoras (de primer nivel) y otras «solo docentes» (de segundo nivel), y finalmente una posible reforma en la duracion de algunos grados (aunque los propios expertos reconocen que este no seria buen momento ya que existe cierta «fatiga» entre la comunidad universitaria para acometer nuevas reformas).
    En resumen un sistema bastante similar al de algunas universidades de EE.UU. (citadas como referentes), aunque habria que pensar si eso es lo que queremos (universidades elitistas) y lo que podemos financiar.

    En varios de los aspectos, ni siquiera entre el propio grupo de expertos hay consenso, y varios de ellos han hecho una adenda al informe con consideraciones particulares.

    Por supuesto entre las actuales estructuras de gobierno de las universidades y entre el profesorado, parece que el informe produce bastante rechazo. Sin embargo, ha conseguido generar cierto desconcierto y desconfianza en posibles cambios a medio plazo.

    La CRUE (que agrupa a las universidades españolas) y el ministerio de educacion han decidido formar una comisión mixta para estudiar este informe y las posibles reformas en las universidades españolas.No sabemos en que quedará todo el tema.

    Lo que sí parece claro es que transciende el ambito de enfermería y afecta a la universidad en su conjunto. En cualquier caso convendrá estar atentos y vigilantes.

  8. Llego tarde a comentar en este debate, ya casi todo está dicho… y coincido mucho con Andoni, en que al ir cada uno a su bola, colegio, administración y universidades han hecho fatal sus deberes (Si es que podemos decir que lo han hecho)

    De todos modos, la Enfermería, no es lo que estudia, no es los años que dedica a formarse, ni su especilización académica, la Enfermería es LO QUE HACE y COMO LO HACE, por lo que de nada sirve tener titulaciones a miles, si después seguimos pinchando traseros o pasando pinzas…

    Solo cambiar lo que hacemos, y la forma en que lo hacemos cambiará nuestra profesión y su imagen, amén de largar a su casa a quienes lo están haciendo TAN MAL.

  9. Jose Antonio Avila

    No es una propuesta para cambiar el desarrollo universitario (una vez más) de la enfermería. Es la primera propuesta para frenar el desarrollo profesional y académico de la Enfermería. En 1953 se cambiaron los planes de estudios de Matronas, Enfermeras y Practicantes para dar el visto bueno a los estudios de ATS. En 1977, se volvieron a cambiar por unos de rango universitario y posteriormente, con Bolonia, perdimos el techo académico pudiendo acceder al Doctorado y también al Decanato y Rectorado. Toda esta evolución corre ahora peligro de regresión, y lo malo es que llega en un momento donde la profesión esta desunida y con carencia de liderazgo profesional aceptado y reconocido. Hace poco la Ministra de Sanidad recibía al Foro de la Profesión Medica constituido por: Colegios profesionales, Sindicatos, Sociedades Científicas y ámbito universitario (decanos y estudiantes). Por el contrario, unos días después, la Ministra recibía al Consejo General de Enfermería y al Sindicato SATSE, eso si, por separado, dando fe de la poca unión que hay en la profesión. Creo que no es el momento de echar la culpa a nadie, sino de reflexionar sobre la situación y los problemas que tiene delante la profesión de Enfermería, buscar soluciones basadas en la unidad de acción, TODOS JUNTOS, y con el mismo objetivo: desarrollo profesional y competencial en todos los contextos (universitario, laboral, social, institucional…).
    Sería bueno la generación de un movimiento profesional en este sentido, nada mejor para ello que las redes sociales. Dejemos de echar siempre la culpa al otro. Apostemos por ser proactivos, por anticiparnos a los acontecimientos, por la búsqueda de consensos, de objetivos profesionales en lugar de particulares, en definitiva por establecer una hoja de ruta para la Enfermería con la participación de todos los estamentos que conforman la profesión, incluido los estudiantes, pues en ellos esta el futuro de nuestra disciplina.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.