Oz

Érase una vez que se era, un centro sanitario de nuestro país, donde convivían diferentes tipos de profesionales de Enfermería:

Diplomado en Enfermería: profesional que realizó sus estudios en 3 años.

Graduado en Enfermería: profesional que realizó sus estudios en 4 años.

Diplomado en Enfermería, que una vez finalizados sus estudios, ha realizado diferentes cursos de formación continuada.

Diplomado en Enfermería con diferentes títulos de expertos (en Gestión, en Nefrología, en Quirófano, en Emergencias).

Diplomado en Enfermería con diferentes Máster (de Investigación, de Gerontología, Ciencias de la Salud, Curas y Heridas, etc).

Diplomado en Enfermería, con Máster y título de Doctor (en Enfermería, Biología, Psicología, Sociología, etc).

Diplomado, con Máster, título de Doctor, acreditado por alguna Agencia de Calidad con un nivel Excelente.

Diplomado, sin Máster, sin título de Doctor, acreditado por alguna Agencia de Calidad.

Diplomado, sin Máster (o con Máster), especialista sin plaza (porque de momento no se han sacado de su especialidad), acreditado (o sin acreditar)…

Etc, etc, etc, ………

Hay muchas más opciones y combinaciones. El caso es que todos ellos, trabajan en el mismo centro, quizás, en las mismas unidades, están contratados de la misma forma, atienden a la misma población e incluso, a efectos retributivos, cobran lo mismo.

Si yo tuviera capacidad de decidir sobre el futuro de la profesión enfermera  me sentaría y pensaría como podemos arreglar este desaguisado.

¿Tú qué opinas?

39 comentarios en “(Des) Ordenación de la profesión enfermera”

  1. Pero que tome la decisión alguien que no esté en ningún grupo… si decide el Colegio de Enfermería, obligará a casi todos a hacer un curso obligatorio de 500 euros para homologar; si decide la asociación de especialistas, dirán que o especialidad via EIR o nada; los otros dirán otra cosa. Y al final, como suele pasar en España, todo seguirá igual.

    Por cierto, hay algun modelo a imitar? Se os ocurre algo?

    1. Hola Miguel. Respecto de tu postura, concretamente y en el momento actual, las personas que dirigen la profesión son las que deben poner un poco de orden en todas estas cosas. Lo que es evidente es que la formación académica no se relaciona con las condiciones de contratación, y esto, sencillamente, no puede ser.
      Como habrás leído en los siguientes comentarios hay aportaciones y ejemplos de otros países.
      Un abrazo!

  2. Hola Serafín
    Yo observo varios problemas: Uno es que la enorme tasa de paro en la profesión y el sistema de baremación (ej: andaluz), obliga a acumular títulos de expertos, másteres y académicos (aunque olvidaros del título de Doctor en enfermería- no aporta puntos al baremo). Sin contar con la polémica de compra de publicaciones para engrosar puntos y superar baremo.
    Por otro lado, si tienes la suerte de estar trabajando (tal y como está el patio), tu experiencia laboral y formativa no supone mejora profesional, salvo para algunas de las especialidades oficiales de EIR (aunque desconozco si implica mejora salarial).
    Y finalmente la adaptación al plan Bolonia ha impulsado el grado en enfermería, con lo que ocurrirá como cuando existían (y existen) ATS y DUE’s. Conviviremos graduados, diplomados y ATS por generaciones, si todo sigue igual.
    Tengo una amiga sueca y enfermera: allí a los tres años eres enfermera. Al principio de acabar casi ni extraes sangre, ni suturas, ni… Según avanza tu experiencia laboral y en tiempos reglados, vas adquiriendo formación específica y subiendo en la escala de especialización para ir adquiriendo más capacidades y competencias, con reconocimiento profesional y salarial.
    Un abrazo.

    1. Hola Virgnia. Gracias por tus aportaciones, como siempre. Por partes,

      Respecto de las bolsas de trabajo, entiendo, que lo que promueven es puntuar la formación de los profesionales, otra cosa es él como se obtenga esa puntuación, pero en este tema no voy a entrar, ya que da para otro post.

      En el ámbito laboral, supongo que los centros quieren los profesionales esten lo mejor formados posibles, por lo que darán formacion ajustada a las necesidades de los profesionales y dirigidas a mejorar la calidad de los cuidados.

      Por otro lado, el Plan de Bolonia nos está permitiendo acceder a estudios de Doctorado de una manera directa (que no es poco) pero ya veremos si esto puede tener alguna repercusión en el ámbito clínico de manera directa.

      El ejemplo que propones sería interesante para aplicar, y entiendo que podría ser una buena propuesta para aplicar, pero obligaría a sentarse en la misma a mesa a todas las organizaciones implicadas. Estoy seguro de que se sentarán.

      Un abrazo!!!!

  3. Hola a tod@s; Lo que señala Virginia no sólo ocurre en Suecia y, desde mi punto de vista, sería una buena opción pero aquí lo «tienen montado» justo al contrario y hay muchos intereses creados al respecto.
    El desarrollo por competencias tal y como se hace en otros países implica que en la formación pre-grado no se adquiren esas habilidades? NO, simplemente para ejercerlas es necesario validarlas en la práctica… en Suecia la enfermería puede llegar a tener reconocidas competencias y habilidades para anestesiar a pacientes ASA I con técnicas regionales (siempre que haya un anestesista en el bloque quirúrgico)… pero me estoy descentrando.
    Nuestro panorama es muy complejo y retorcido porque a poca gente le interesó una ordenación racional… en ese listado cabría incluir a las profesiones técnicas del cuidado (TCAE, TSDI etc) que también entran en el «cajón de confusión» a la hora de asignar recursos a las necesidades de los usuarios.
    Y es que son estas (Las necesidades de los usuarios) las que deberían guiar el ordenamiento profesional. Ya lo he dicho más de una vez; no me opongo al sistema EIR, pero creo que es inadecuado en ciertas áreas y aspectos de la atención… cómo van a convivir Especialistas y no especialistas en un área de atención como un quirófano o una UCI? y en una unidad de hospitalización? y en un área de atención ambulatoria?
    Veo muy claro el papel de la enfermería especializada en atención familiar y comunitaria (lástima de denominación, la oportunidad de mostrar independencia poniendo «E Esp en atención a la salud de la población»), en atención geriátrica, en atención «al final de la vida» (una especialidad non nata pero ES EL CAMPO DE LOS CUIDADOS¡¡)…. pero, insisto no veo necesidad de EIR en UCI, Quirófano etc…. ese galimatías de la Medico-quirúrgica nos matará de aburrimiento y nos llenará de problemas organizativos y de roles.

    1. Coincido plenamente con tu argumentación Salva. Las necesidades de los pacientes deben guiar, tanto a la formación de los profesionales, como a los organizaciones e instituciones que se encargan de la parte educativa. Y este es otro debate, ¿Cuando trabajarán juntos las universidades y la administración sanitaria en pro de las necesidades de los ciudadanos?

  4. Hola!
    Este lío de denominaciones ATS, Enfermera, DUE, Grado…lo es más para el paciente, que para los contratantes de la administración pública. Si es cierto, que debemos ir con el progreso actualmente ya no hay carreras universitarias de 3 años y enfermería pasó de la diplomatura al grado académico como todos sabemos. Pero en la contratación solo te pide que tengas el título, si sabes de intensivos, neonatologia, diálisis…es «tu problema» debate insistente en los medios de enfermería. El crecimiento profesional, ya no solo con cursos de 40 horas de formación no reglada, sino en Máster universitarios (de 60 o 120 ECTS), expertos y demás titulaciones UNIVERSITARIAS no están valoradas para el empleo público, pero si para el empleo privado. Para la carrera docente, si se necesita y es donde te lo exigen siendo necesario el tercer ciclo o doctorado.
    Muchos tenemos suerte de estar trabajando por haber superado una OPE (en mi caso a la 3ª y con casi 15 años trabajados), pero esta claro, que si superas en el Máster 25 ECTS más de formación en Metodología de la investigación, 12 ECTS más en Gestión, 15 ECTS más de formación en Cuidados etc…el chollo lo tiene la administración por contratarte por el mismo precio que una enfermera con formación exclusiva en diplomatura o grado. En la actualidad solo es válido para impartir docencia en la universidad, con previa acreditación de la Agencia de Calidad pertinente como bien dices en tu post Serafín. De todos es conocido que hay supervisoras con sus retribuciones, muchas ATS niveladas a DUE por la UNED con poca o nada formación universitaria complementaria.
    ¿Este desaguisado se puede arreglar? sólo depende de la Administración y de los sindicatos que sólo anteponen la experiencia (el tiempo trabajado, da igual cómo) a los puestos. Pero ya hay algún Director de Enfermería que sabe que conseguirá mejores resultados rodeándose con personal mas formada y motivada por la profesión. Son ellos, quienes deberían abrir la puerta.

    Y para acabar, duele no tener el reconocimiento económico (sobre todo por recuperar la inversión que algunos hemos hecho en mi caso viaje semanal al mes a la U.Alicante desde Madrid durante 2 años, y sin la retribución de la carrera profesional) pero es mucho más doloroso, que la Administración no te valore tu esfuerzo que sin duda va inherente a esa motivación ya comentada, aunque si lo están haciendo las direcciones de las instituciones privadas para determinados cargos, y otros países europeos, donde se están llevando profesionales enfermeros por su calidad formativa.
    Quizá sean las especialidades las que acaben determinando este desaguisado! Pero, creo personalmente, que yo, ya no lo veré.
    Enhorabuena Serafín, y gracias por dejarnos compartir una vez más.

    1. Hola Nuria, gracias por pasarte y contarnos tu reflexión en relación a este asunto, donde cómo vemos, se entremezclan muchas cosas: reconocimiento de la sociedad, formación de los profesionales, contratación, representación de la profesión, etc…
      Personalmente, creo en los cuidados de excelencia, en la adquisición de competencias, en las posibilidades que nos puede brindar el doctorado en muchos ámbitos, pero necesitamos regular de alguna manera todo esto.
      El esfuerzo económico, personal y profesional que supone la realización de determinados estudios, tiene que guardar una relación entre las necesidades de los ciudadanos y las posibilidades de contratación.
      Un saludo

  5. Spain es diferente, pero en este caso y para la enfermera, vivir esa diferencia puede ser un calvario. Interesante el tema propuesto por Serafin y las aportaciones hasta el momento. Por suerte o por desgracia la profesión enfermera en España ha navegado de manera muy diferente a la del resto del mundo y nuestra evolución en continua construcción de una profesión no cesa. Ya lo habéis señalado, nuestros representantes, colegiales y sindicales son clarísimamente un obstáculo en vez de una solución. Solo hay que ver el último pacto por la sanidad que han firmado para desdicha de todos y felicidad del gobierno.
    Por un lado y desde hace muchísimos años el Consejo General abanderó un proyecto de especialidades, a mi juicio fracasado desde su concepción, por no responder a las necesidades en materia de salud de la población y aportar muy poco a la ordenación profesional. También es cierto que si a los políticos que legislan no se les transmite una idea clara de lo que se quiere es difícil que nos regalen una buena Ley. Y así venimos arrastrando la del 2005, que a estas alturas es un anacronismo andante.
    Buscar un modelo de especialización racional, operativo, práctico y de calidad no es ni imposible, ni siquiera difícil. Cinco de ustedes encerrados una semana en una habitación (con vistas al mar a ser posible) lo lograrían. ¿Pero eso interesa?.
    Lo primero es saber si cualquier gobierno estaría dispuesto a soportar la parte crematística del invento. Lo segundo que no se antepongan los intereses personales y corporativos de determinados grupos de poder.
    No creo que haga falta seguir imitando a nuestros colegas médicos, una especialización, maestría, como traducen los latinos al máster, acreditado adecuadamente es un modelo que funciona perfectamente en países muy solventes a nivel académico.
    Sin duda el mayor problema de nuestra profesión, (a parte de nosotros mismos) es la disociación entre la preparación y competencias adquiridas académicamente y la realidad laboral, donde avanzamos a pasos agigantados hacia el Ayudante Técnico Sanitario de la época de franco, de cofia y mandil, resignación y obediencia.
    Hacen falta más foros donde se escuche a enfermeras como vosotras o mal nos va a ir. Aunque para los viejos, nos queda la esperanza de que esas graduadas de cuatro años de carrera, su máster o lo que proceda, pongan los puntos sobre las ies, y logren consolidar esta profesión y seguir avanzando por el camino de la ciencia y la innovación. Los ciudadanos a los que cuidamos se lo merecen.
    Felicidades Serafín

    1. Hola Luis Miguel, que alegría verte por aquí.
      Gracias por tus palabras y por tus reflexiones. Personalmente, me quedaría con una de ellas, ¿cuanto cuesta sentarse en una mesa y pensar que es lo que necesitan los pacientes?¿Se ajusta la situación laboral a la académica?¿Podemos mejorar el aspecto académico?
      No te voy a negar, que me gustaría sentarme en una mesa con los agentes implicados y explicarles mi punto de vista. Quizás me dirían que son muchos los cambios necesarios, a lo que les respondería, que ya estamos perdiendo tiempo en ponerlos en marcha.
      Un placer y nos vemos dentro de poco.

  6. Hola Serafín. Buena entrada. Vaya temazo!.
    Me gusta lo que cuenta Virginia Salinas y estoy de acuerdo con EnferEvidente. También con Nuria de Argila, aunque yo (que estoy actualmente muy metida en SATSE) discrepo en lo de los sindicatos. Hay que diferenciar los sindicatos políticos de los profesionales y en estos últimos, los que no defienden enfermería sino otras categorías (yo creo que SATSE defiende enfermería además de a sus afiliados así lo he visto desde que estoy dentro). Y creo que olvida los colegios profesionales, que también son responsables y son los que menos se mojan.
    Evidentemente la respuesta es de estos organismos, que no meten mano (sobre todo la administración) porque así, por el mismo precio, pueden contratar personal mejor capacitado en la misma bolsa de todos para todo.
    El mayor problema, como dice Nuria, es que la formación ya no va a valer para nada (observen por dónde va la negociación del nuevo reglamento de movilidad, al menos en Castilla y León)
    Tendremos que convivir distintas titulaciones durante unos años, pero la formación postgrado y la especialidad, debería valer para algo, incentivarse, recompensarse.
    Un afectuoso saludo

    1. Hola Sonia! Gracias también por pasarte y por tu opinión al respecto.
      Personalmente intento (en la mayoría de los casos) pensar que las cosas se pueden cambiar y que podemos mejorar lo que hacemos. Una buena formación puede repercutir directamente en muchos ámbitos (la imparta quien la imparta), la investigación (a través del doctorado) puede darnos muchas posibilidades (de visibilidad, de resultados, pero como dices, todo esto debe de servir para algo. En caso contrario, mal camino llevamos…. Un abrazo.

  7. Yo creo que todo esto sólo tiene una salida y es … serguir hacia delante. La enfermería, nos guste o no, es una profesión relativamente «jóven» y ha cambiado a un ritmo vertiginoso, para adaptarnos al medio que nos rodea, con lo cuál podríamos decir que es una profesión dinámica.
    El principal peligro que yo veo, es que se pueda perder el fín último de nuestra profesión, los CUIDADOS (como bien decía EnferEvidente).
    En cuanto a la titulación, nos olvidamos de nuestros colegas extranjeros uqe convalidan título y que no tienen la miams formación que nosotros.
    Por otro lado, la especialidad, es buena ?? mi respuesta, sin temor a equivocarme es SI … con una enfermería especializada, se dan cuidados especializados, el problema está en que los puestos de trabajo no se han creado y definido y sobre todo, no se han definido retributivamente.
    Creo que es necesario ordenar todo el panorama actual, quien debe hacerlo?? los responsables de la definición de la profesión, en este caso los Colegios Profesionales que además deben impulsar la creación de los puestos enfermeros especializados y será función, tambien, de los sindicatos el que esos puestos estén reconocidos económicamente.
    En conclusión, según mi experiencia y opinión, es que da igual el título, todos somos «Enfermeras» y que la especialización, es algo que debemos reclamar para una mejor atención a nuestros pacientes (sin olvidarnes de las retribuciones)
    Gracias por vuestro tiempo.

    1. Hola Luis, gracias también por pasarte.
      Respecto de las especialidades, como dice Salva, algunas de ellas me parecen oportunas, pero otras, no las entiendo, porque además faltarían muchas más. Es decir, no están ajustadas a las necesidades de la población.

      Es verdad, que nuestra disciplina es relativamente joven pero no podemos escudarnos constantemente en esto para no realizar cambios que puedan mejorar los cuidados que facilitamos a la población.
      Un cordial saludo.

  8. JOSÉ RODRIGO CERRILLO PATIÑO

    Las empresas contratantes (Servicios de Salud) han de cambiar su cultura de contratación de profesionales, adaptando sus servicios a las necesidades de los usuarios; han de cambiar las culturas profesionales (desde dentro). Se llame como se llame a los enfermeros (ATS, DUE, graduados…) se ha de controlar y contratar conforme a la competencia no tanto x la cualificación (grado, especialista, máster o doctorado). En cada sitio llamarles de una manera pero con el distintivo único de enfermero o enfermera (profesión). Gracias Serafín x la reflexión en voz alta.

    1. Hola Jose R. Espero que estés bien. Como bien dices, uno de los factores claves es que la administración contrate a los profesionales en función de su competencia, y la misma, debe estar ajustada a las necesidades de los pacientes.
      Espero que nos podamos volver a ver pronto.
      Un saludo

  9. Y si volvemos al practicante y comenzamos otra vez la casa y no por la ventana.
    En serio creéis que nuestra profesión tendrá alguna vez arreglo, después de 34 a?os de profesion no me lo creo.
    Tras estos a?os en asistencial seguimos haciendo prácticamente lo mismo.
    En ocasiones hecho de menos más al practicante que envidio al doctor enfermero.
    Y lo de la investigación en enfermería será por mala suerte, pero todavía no he coincidido con ningún compa?ero que la realizase, entre otras cosas porque la financiación de la misma es para llorar.
    No obstante a los jóvenes no desesperéis y os deseo la mejor de las suertes y a los que ya peinamos canas una buena prejubilacion.

    1. Hola Manuel, gracias por contarnos tu experiencia. REalmente pienso que podemos ser capaces de cambiar todo esto. En los últimos años se han producido muchos cambios, pero tenemos que ser capaces de ajustarlos a las necesidades de los ciudadanos. Todo esto conlleva un gran esfuerzo por parte de todos los agentes implicados. Soy optimista y pienso que cambiaremos, antes o después.
      Respecto de la investigación, entiendo que depende de centros y de muchos factores, pero en mi caso, comparto inquietudes sobre investigación, resultados, etc con muchos compañeros. Unos están en mi centro y otros se encuentran en otros lugares, pero gracias a las nuevas tecnologías, puedeo realizar proyectos con ellos.
      Un saludo.

      1. Estoy contigo Serafín. Es importante mantener la esperanza y la ilusión. Ser un poco más entusiasta y no dejarnos llevar por lo triste del panorama. Los cambios suelen ser lentos cuando son contracorriente y se pretenden duraderos. Pero no debemos tirar la toalla. Esto es una carrera de resistencia, no de potencia. Y en cuanto a Manuel, La enfermera que investiga y tiene financiación, quizá tenga algo de publicidad y se conozca su proyecto. Pero hay otras muchas que lo hacen a menor escala, autofinanciadas, proyectos chiquitos y poco ambiciosos y lo hacen en silencio, casi sin avisar, a veces por miedo a que la falta de apoyo se convierta en una zancadilla. Pero por algo se empieza. Ya iremos ganando. Como principio, yo animo a quien tenga la suficiente energía como para entregarse a cualquier proyecto y creer en él. Un abrazo

  10. Como nos gusta Serafín que abras la Caja de Pandora jeje
    Con todo lo leído, no quiero repetirme. Al parecer, vuestras opiniones van desde esa desmotivación por la situación actual de la profesión enfermera y la actitud de los organismos reguladores (administración, colegio profesional…)hasta un optimismo serio y fundado, derivado de todos los avances de los últimos años y de una ambición que compartimos muchos.
    Está claro que las necesidades de la población deben orientar cualquier regulación y que el perfil de competencias profesional debe ser el que sea capaz de ajustar a cada profesional con un determinado puesto de trabajo.
    Gracias Serafin y a tod@s por vuestras aportaciones 😉

    1. Hola Victor ¿Caja de pandora? Ya sabes, es una reflexión de un enfermero clínico. Quizás sea compartida por algunas personas y otras, pensarán que no hay nada que resolver. El caso es poder debatir sobre el tema y poner un tema sobre la mesa… Un abrazo y gracias por pasarte.

  11. Alejandro Valcárcel

    Muy buenas Serafín, ya la estáis «liando» de nuevo.
    Desde el punto de vista de este humilde universitario hay cosas que me preocupan.
    No creo que ahora mismo, ni los colegios de Enfermería, ni sindicatos, cuenten con un apoyo «real» por parte de los profesionales o al menos, eso me ha parecido observando a mi alrededor,por tanto, creo humildemente que no les pertenece a ellos el decidir el futuro de la profesión o al menos hasta que se demuestre ese apoyo. Por otro lado, tampoco veo una unión entre profesionales nuevos y menos nuevos, ya sea; por diferencia de titulación, diferencia de opinión o simplemente falta de comunicación. Ahí creo que radica el verdadero problema. Si los profesionales (futuros y actuales) adalides de la comunicación con el paciente, no somos capaces de hablar entre nosotros y decidir consensuadamente que esperamos para el futuro de nuestra profesión, vamos mal pero que muy mal y algo no estamos haciendo bien.
    Quisiera cerrar este comentario con algo que me parece importante. Todo este tema debe girar en torno a una sola cosa que debe ser el eje de cualquier debate y es el propio PACIENTE. Toda reforma debe ir encaminada a mejorar el tratoy el cuidado del usuario y olvidarnos «en cierta manera» de retribuciones de cualquier tipo pues es este, el paciente, el porqué ultimo de la Enfermería ¿no?.

    Pd:
    (Enferevidente te pido ayuda). ¿Existe algún estudio que compare los diferentes sistemas y arroje luz sobre esta cuestión?

    Gracias Serafín y Antonio Jesús por este espacio un fuerte abrazo.

    1. Hola Alejandro, gracias por pasarte. Tú opinión nos resulta muy útil en este asunto.
      Vayamos por partes.
      – Creo que en estos momentos las organizaciones que se sientan en la mesa con el ministerio son las que tienen que negociar estos temas (al igual que negocian otros). De momento, no puede ser de otra manera.

      – Coincido contigo en que entre nosotros, no somos capaces de entendernos (un gran problema). ¿Cómo se soluciona? Pues no lo se…

      – De igual manera, comparto, que nuestra fín principal es que las necesidades de los pacientes estén totalmente cubiertas y que los cuidados que se faciliten sean los mejores posible, pero pienso que el «salario» de los profesionales es algo que debe corresponderse con las competencias que se tienen y que se ofrecen (y como dije antes, esto da para otro post).

      Muchas gracias por pasarte. Un abrazo.

    2. Alex, perdoname la tardanza… no tengo activado los correos de seguimiento…

      Vaya envite me lanzas… un estudio que compare el sistema no-nato de especialidades vía EIR con un sistema de capacidades-habilidades de «práctica avanzada»… o más concretamente Titulos vs acreditaciones…

      No sé ni por donde empezar pero si veo que sería un buen tema para una tesis doctoral… y hasta ahí puedo leer… por ahora.

  12. Hola Serafin

    Has visto lo que te dije en el post anterior!
    Aunque baje la cantidad no va a bajar la calidad de los post.

    Has tocado un tema que pone el dedo en la yaga.
    Después de 16 años en este mundo enfermero español, me he dado cuenta que la mayoría de las organizaciones van a sacar cacho(«dinerito pal borsillo» o «llevárselo calentito»). Ejemplo las oposiciones, ¿Cuanto dinero sacan las editoriales o dichas instituciones con los libros y cursos?
    O por qué no hablar claro, la LOPS, y uno de sus apartado la carrera profesional. ¿Por qué no se cerró en dicha apartado los distintos niveles y como llegar a ellos, para todo el territorio nacional? ¿Por qué se dejo el libre albedrío a las autonomías? En Andalucía hay que acreditar las competencias profesionales, para subir de nivel cuando consigues una plaza de enfermero en el sistema sanitario público tras pasar por una oposición (carrera de largoooo fondo). Sin embargo en otras comunidades no es obligatorio dicha acreditación de competencias.
    Señores, ¡no se puede tener 17 Carrera profesionales en España!

    Otro tema a destacar Señores. Recientemente hay muchos enfermeros que queremos ser Doctores. Pero seamos sensatos en España hay muchos Doctores que están saliendo del país para poder trabajar en la investigación. Ser Doctor enfermero no te va abrir puertas ni te da prestigio ni te suben el sueldo ni «na de na»

    Si hablamos de los cargos intermedios o jefes enfermeros, «apaga y vayámonos» Son cargos políticos la mayoría. Y dejo mis dedos quietos para que no tecleen!

    En fin queridos colegas, a ver si estos señores que se reúnen en el ministerio se ponen de acuerdo y nos dejan el bolsillo como está y la moral tranquila. Que estos señores piensen en la profesión, que hay mucho paro. Y que dejen de defender sus intereses particulares(«dinerito»)

    Un Saludo a todos

    P.D.: Hago constar que no estoy a favor de ninguna institución tales como colegios, sindicatos o partidos políticos. Creo en la profesión y en la dignidad de las personas que trabajamos y no nos pueden estar mareando con temas como sí ahora hay que hacer grado, ahora máster o ahora acreditar competencias.

    1. Buenos días José Manuel. Como siempre, gracias por comentar en la entrada.
      Planteas muchos temas de actualidad y relevancia para la profesión. Creo que como todos los profesionales, estamos viviendo muchos cambios en la profesión, a los cuales se les debe poner un poco de orden, porque si no es así, terminarán por volvernos loco.
      Mi punto de vista está claro: primero, las necesidades de los pacientes; segundo, la adaptación de nuestras competencias a estas necesidades; tercero, regulación de la contratación en función de estas competencias.
      Por otro lado, y tal y como nos dice Angélica un poco más abajo, no depende todo de las organizaciones e instituciones que nos representan, también depende de nosotros y lo que queremos para nuestra profesión. Pero esto, da para otro post.
      Un abrazo José Manuel.

  13. Hola a todos:
    Yo sí creo en las especialidades, pero no como pretenden desarrollarlas porque lo que han hecho con algunas parece un cajón de sastre.
    Las especialidades bien desarrolladas deberían ser reconocidas no solo a nivel académico, sino también a nivel profesional. En primer lugar el acceso a un máster parece que solo se basa en tu poder adquisitivo para pagar los desorbitados precios de esos estudios (¿negocio más que preparación? y… ¿tienen una buena calidad?
    En segundo lugar no me veo representada por los diferentes organismos actuales: colegios, consejos, sindicatos… Creo que no conocen la realidad y sus intereses son más fuertes que el objetivo de hacer valer la profesión y darle el lugar que se merece y no el lugar que otros quieren. (Ya me he cansado de estar a la sombra de otras profesiones)
    La retribución económica es otro punto, creo que ATS, DUE y grado debería tener la misma retribución, pero especialistas, expertos, postrados y máster deberían cobrar un plus y los puestos de trabajo especializados (UCI, quirófano, urgencias… ) deberían estar cubiertos por enfermeros con esos estudios.
    Creo que lo más importante es nuestra actitud, ¿Hacemos algo cuando no estamos de acuerdo con lo que nos proponen, firman, pactan… cuando no nos gusta?
    Como siempre silencio, obediencia y sumisión total. En algunos aspectos la enfermería no a avanzado nada porque nuestra actitud es de pasividad total o de lamentos continuos.
    Estamos ofreciendo una imagen lamentable entre el desorden de las especialidades, la ansiada prescripción enfermera, la política de puntuación para las bolsas de trabajo, el «enfrentamiento» entre ATS, DUES y grado, el poco valor de los máster y postgrados por parte de las direcciones de los hospitales, los puestos de trabajo en servicios especiales ocupados por enfermeros sin conocimientos ni habilidades específicos para cubrirlos,las investigaciones en enfermería que no se ven, no se reconocen y no se financian (porque para enfermería no hay dinero) y un largo etc.
    Si pretendemos que nos respeten a nivel académico, laboral y salarial empecemos a respetarnos a nosotros mismos.
    Dices: «Si yo tuviera capacidad de decidir sobre el futuro de la profesión enfermera me sentaría y pensaría como podemos arreglar este desaguisado». pues creo que lo primero que tenemos que hacer es cambiar nuestra actitud y reivindicar lo que es nuestro y justo. Si no la cambiamos, no cambiará nada y seguiremos siendo los títeres de direcciones, médicos, colegios, sindicatos… Ah! y a obedecer en silencio y con actitud sumisa.

    1. Hola Angélica, gracias por pasarte. En tu comentarios, tocas un tema que se ha comentado en este y otros blogs con bastante frecuencia: la actitud. Ya sabes nuestra opinión. Esa actitud debe traducirse en la adquisición de competencias, en la capacidad de reflexión, en la investigación, etc de los profesionales. Estas cosas te ofrecen mucho más que un título en un papel.
      Un saludo!

    2. Iba a escribir un comentario al respecto, pero he visto que Angélica ya ha comentado prácticamente todo lo que iba a decir.

      Yo también apuesto por las especialidades vía EIR. De hecho soy matrona y preparo a enfermeros para la superación de ese examen.

      Pero actualmente la oferta de plazas no se ajusta a las necesidades. Ni siquiera las diferentes titulaciones se ajustan a las necesidades, porque tal y como ya habéis dicho, tenemos una especialidad cajón desastre llamada Cuidados Médico Quirúrgicos aún por desarrollar.

      Y lo más triste de todo es el escaso reconocimiento posterior de la especialidad cuando en la mayoría de los casos no te la exigen para trabajar en esos puestos donde deberían existir enfermeros especialistas (se salva matrona y quizás salud laboral).

      También de acuerdo con lo comentado por Serafín: la actitud individual de cada uno es lo primero a cambiar.

      Como formadora de Enfermería en postgrado, tengo contacto con muchos enfermeros de toda España: la actitud es lo primero que hay que mejorar. La especialidad no consiste en dos años de trabajo seguro; la especialidad es mucho más que eso. Supongo que la situación profesional actual nos ha hecho perder el norte en muchos casos.

      Afortunadamente también me encuentro muchos profesionales comprometidos con el desarrollo de la Enfermería y que participan en una mejora de nuestra profesión.

      Muchas gracias por esta entrada al blog, Serafín.

      1. Hola Ana, gracias por tu aporte. Ya veo que compartimos la premisa de que la actitud nos llevará lejos, pero el tema es como conseguirla en unos momentos donde muchas personas están desencantadas con la profesión (razones tienen). Debemos avanzar en muchas cosas, entre ellas, una que comentas, la creación de entornos saludables que permitan a los profesionales adquirir competencias, etc.
        Un saludo.

  14. Poniendo el dedo en la llaga como siempre Serafín, y con toda la razón del mundo (creo que en la Torre de Babel, lo tenían mejor organizado)… en fín, poco queda por comentar, que no se haya dicho ya, además comparto muchas de la reflexiones que ya han salido.

    Si bastante lío es que convivan multitud de posibilidades profesionales, lo verdaderamente injusto es que el sistema no sea capaz de primar minimamente el esfuerzo formativo y la capacitación de sus profesionales… y lo de las especialidades no tiene nombre

    ¿Motivos?… existen muchos aspectos que creo que pueden estar influyendo, pero el primero y más importante es la poca unión que tenemos como colectivo profesional, que además de no pelear por uniformizar y organizar, encima nos peleamos entre nosotros, por si lo mío es más importante que lo tuyo y debería estar más valorado, etc…. y así nos va.

    En segundo lugar y no menos importante, la desidia de la clase política para con nuestra profesión y la connivencia con otros colectivos profesionales que luchan desesperadamente para evitar perder algunos de sus privilegios.

    Me parecen más justos los sistemas que comentan Salva y Virginia, porque al menos favorecen que los profesionales se esfuercen en conseguir mejorar su capacitación y a ello le acompañan mejores condiciones y retribuciones.

    Salu2 a to2

  15. Absolutamente GENIAL.
    Me atrevería a añadir que, supuestamente con los mismos estudios básicos, nos podemos encontrar gente con una gran capacidad técnica (con o sin curso), gente con una gran capacidad teórica (con o sin curso), gente con una gran capacidad de planificación y gestión (con o sin curso), excelentes combinaciones de dos o más capacidades… y gente sin aptitud ni actitud para hacer NADA relacionado con la profesión enfermera.
    Una auténtica y genuina Torre de Babel.
    Así nos luce el pelo.

  16. Apreciado Serafín y demás compañeras y compañeros, en primer lugar, el dilema que planteas me sugiere una primera reflexión, que sin duda, arroja la consecuencia más grave, esto es, cuanto talento se está desaprovechando?. Una segunda reflexión me lleva al perfil competencial y me pregunto, cuánta capacidad efectiva de intervención profesional se está perdiendo?. Por último y no por ello menos grave, cuánta impotencia, desgana y frustración se está generando?.
    Los que me conocéis, sabéis de mi trayectoria de continua lucha, en todos lo niveles, que he mantenido y mantengo para que esta profesión sea reconocida como se merece, he estado y estoy siempre en lucha y en todos los frente para conseguir el reconocimiento de las especialidades, el grado (licenciatura), el doctorado, la práctica avanzada, etc, pero a la postre todo confluye en el mismo sitio, distintas necesidades de salud, diferentes perfiles profesionales y competenciales y por supuesto, diferentes retribuciones.
    Aunque nunca dejaré de pelear por esta preciosa profesión que nos une, permitidme hacer una última reflexión, desde mi experiencia como gestor. Mientras no haya Enfermeras en los parlamentos, mientras no haya Enfermeras en los Máximo niveles de decisión y mientras esta profesión sea tan cainita, seguiremos viendo lo que vemos y relatáis con tanta precisión, muchas Enfermeras y Enfermeros con distintos niveles de formación, con distintas capacidades competenciales pero con el mismo salario y con las mismas retribuciones. Os dejo un ejemplo muy clarificador de nuestra querida Andalucía que refleja claramente lo que es la Enfermería para la administración sanitaria y que podéis comprobar mirando simplemente la tabla de retribuciones de 2015 (os invito a que lo hagáis):

    Gerente Grupo A o B
    Directos de Gestión y SSGG Grupo A o B
    Director Medico Grupo A

    Director de Enfermería Grupo B
    Ahora comprobad las retribuciones y veréis que un Director de Gestión y SSG Grupo B cobra al año más de 6000 euros más que un Director de Enfermería Grupo B. Si sois curiosos, seguid el ejemplo comparativo entre Subdirector de Gestión y Director de SSG del mismo Grupo y luego Jebe de Bloque y Jefe de Servicio y suma y sigue. Si esto pasa en Andalucía donde se supone que la Enfermería está bien mirada……

    Cuando comprobéis lo que digo, reflexionad sobre los sindicatos, la Dirección de Cuidados y lo que queráis y si alguien lo entiende, por favor que me lo explique..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.