Las caras ocultas de un hospital

Las personas que trabajan en una lavandería, cocinas, mantenimiento o electromedicina, pocas veces salen en las fotos

1

“Cucha que te diga”… hace unos días tuve la oportunidad, durante un ratico, de conocer algunas de las caras ocultas de un hospital. Sí. Caras ocultas, como suena. Habitualmente, cuando acudimos a un centro hospitalario existen unas caras visibles (médicas, enfermeros, técnicos, celadoras…) y otras, que no lo son tanto. Cuando estas tumbado en esa cama del hospital, Lola se preocupa de que tengas una comida que te guste; Victoria, de que la temperatura de la habitación sea la adecuada; Javier, de que la ropa de la cama esté limpia y planchada; Verónica, de que todos los aparatos funcionen bien… Su trabajo, pocas veces sale a la luz, pero merece ser puesto en valor para que deje de estar oculto. Cuando hablamos de humanización de la asistencia sanitaria, su (importante) trabajo, también ha de estar presente. Gracias Lola (y al resto del equipo de Hospital Juan Ramón Jiménez, de Huelva) por mostrármelo. Todo mi reconocimiento. Vuestro tiempo y labor no es un tiempo perdido. #AlTurrón

(Imagen destacada, “Caras ocultas” by Shutterstock)

1 comentario
  1. A veces nos olvidamos de la multidisciplinariedad (casi me da un ictus al escribirlo), y no tenemos en cuenta la imprescindible labor de quienes no se llevan casi reconocimiento. Porque una habitación impecable reduce riesgos de transmisión de enfermedades, una correcta alimentación puede ser fundamental para una mejor recuperación, o incluso la magia que hace el personal de mantenimiento, muchas veces con pocos recursos, puede ser un factor de calidad que influye directamente en el paciente. Gracias por tus palabras. Hay personas que se las merecen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.