4 visitas

Nos encanta tener amigos en casa. Hoy hemos invitado a Manuel Linares (uno de mis profesores durante mi periodo de formación en la Universidad de Jaén) para que comparta su experiencia, en relación al invento de un dispositivo para proteger la zona del clítoris durtante el periodo expulsivo del parto. Como veis, las enfermeras sabemos mucho, también, de innovación.

Gracias Manuel. Un placer tener en casa.

[divider] [/divider]

La idea

Ya somos tresVoy a intentar en unas cuantas líneas justificar y describir el motivo que nos ha llevado a solicitar y conseguir una patente que sorprendentemente no la habían ideado antes ni chinos ni americanos a pesar de la sencillez del dispositivo.

Es frecuente que en un parto por vía vaginal ocurra algún tipo de traumatismo en el área de los genitales externos o que el suelo de la pelvis sufra algún daño. Esto puede ocurrir por diferentes factores como el elevado peso del recién nacido, el tiempo del periodo expulsivo, la rigidez del periné y distocias mecánicas entre otros. Como quiera que sea, estos traumatismos pueden causar dolor y otras complicaciones del tipo de hematomas, infecciones, equimosis y un largo etcétera que pueden suponer para las mujeres una perdida importante de su bienestar a corto, medio o largo plazo. Y pensando en este bienestar y fruto de los años de experiencia en la asistencia al parto y de la búsqueda de evidencia a través de la literatura científica, ha sido como hemos reparado en que la zona periclitoridea, es una zona vulnerable a los traumatismos o en este caso que nos ocupa a pequeños, medianos o grandes desgarros (laceraciones, rasgaduras o roturas del tejido afectado). Cierto es que cuando hemos realizado revisiones de la literatura, no hemos encontrado datos específicos de desgarros en el clítoris o sus aledaños, excepto un estudio que sitúa la prevalencia en torno al 1% del total de partos (esto supondría que en España pueden sufrir este tipo de desgarros alrededor de 5000 mujeres). La escasez de estudios que hablen de desgarros en la zona del clítoris es rara, muy rara, es como si hubiera un cierto “pudor” a registrar el desgarro cuando ocurre en esta zona “peri” y resultara más “fácil” regístralo como desgarros labiales (no hay que olvidar que el glande del clítoris está flanqueado por abajo por el frenillo y por arriba por el capuchón del clítoris, ambas formaciones procedentes de las laminas en que se bifurcan los labios menores). Esta puede ser la causa de que se registren como desgarros labiales, pero lo cierto es que haberlos los hay.

Por otro lado se ha descubierto muy recientemente que el clítoris es un órgano mayoritariamente interno y más grande de lo que en un principio y durante mucho tiempo se había pensado. Esto lo sabemos gracias a los recientes trabajos de Hellen O´Connell entre otros. Por tanto la parte externa, el glande, extremadamente sensible por la multitud de terminaciones nerviosas que confluyen (unas 8000), es sólo la punta del iceberg. A esta circunstancia de profundo desconocimiento y bajo un análisis de género, hay que sumarle que es el clítoris un órgano femenino (algunos como Freud decían que un pene inacabado) que no tiene más función que la de producir, mediante su estimulación, placer sexual a las mujeres, por lo que en una sociedad occidental, patriarcal como la nuestra, no ha despertado el interés que por ejemplo despertó desde siempre el estudio del pene, dicho sea de paso de estructuras similares pero con la diferencia de que la uretra atraviesa el órgano masculino pero no el femenino.

La innovación

Dispositivo protector de la zona del clitoris durante el partoBajo este contexto expresado aquí mínimamente, hemos inventando un dispositivo con el objeto de minimizar o evitar los desgarros en esta zona descrita. Hemos realizado un primer prototipo en colaboración con Andaltec (Centro tecnológico andaluz del plástico) y con financiación de la Universidad de Jaén. El siguiente paso es realizar una serie de prototipos con material biocompatible para poder hacer un pilotaje en mujeres y así poder perfilar las características del prototipo en cuanto a forma, dureza, tamaño, etc. Seguidamente deberíamos realizar un ensayo clínico multicéntrico para comprobar si realmente realiza la función para la cual ha sido inventado, pero claro, para esto se necesita financiación por vía pública o privada y así poder sufragar los costes que se generarían, propios de cualquier experimentación.

El objetivo

Sólo nos mueve el bienestar de las mujeres, aunque sería de necios no ver que podría existir una oportunidad de mercado y emprendimiento puesto que se trata de una pieza de fácil fabricación, de un solo uso y de bajo coste aplicada al área de maternidad.

En el siguiente enlace está descrito de forma técnica el dispositivo y el procedimiento asociado:

https://www.oepm.es/es/invenciones/resultados.html?field=TITU_RESU&bases=0&keyword=+Linares+Abad

Un cordial saludo.

Manuel Linares Abad.

2 comentarios en “Dispositivo protector de la zona del clítoris en el periodo expulsivo del parto: transformando el conocimiento en innovación para el bienestar de las mujeres.”

  1. Enhorabuena Manuel:
    Me parece muy interesante como medida preventiva que aparenta ser de fácil uso y aplicación, y que podría ayudar a evitar complicaciones que producen entre otras cuestiones, una pérdida de bienestar y recuperación óptima inmediatamente tras el parto. Ojalá alcance el desarrollo, pilotaje y distribución adecuada tras los estudios pertinentes, regado con la financiación pertinente y necesaria. Suerte!! Virginia Salinas 😉

  2. JesúsM_Montiel

    Hola, entiendo que todavía queda mucho por conocer sobre este dispositivo, como bien decís habrá que hacer estudios para conocer la utilidad y efectividad. Se me presentan varias preguntas que supongo que os plantearéis a la hora de diseñar esos estudios. ¿El dispositivo solo se podrá utilizar en posiciones de parto como la de litotomía? ¿El uso de es este dispositivo supondrá disminución del movimiento libre de la mujer durante el expulsivo? ¿Habrá una diferencia significativa en cuanto a la incidencia de desagarros frente a la utilización de otras técnicas y maniobras de protección? ¿Suponiendo que disminuyan los desgarros en el clítoris, puede que aumenten los desgarros en horquilla por aumento de la tensión en esa zona al liberarla del clítoris?

    Espero que podáis responder a todas estas preguntas y sigáis investigando.

    Un saludo y enhorabuena por la iniciativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.