9 visitas

soccer practice

Guía de Práctica Colaborativa de RNAO

Como sabéis, desde hace tiempo estamos difundiendo diferentes materiales de la RNAO (Registered Nurses’s Association of Ontario), y aunque el contexto es diferente y la situación de la profesión totalmente distinta, es curioso, como desde la propia Asociación se establecen una serie de recomendaciones para las organizaciones, en relación al fomento de una práctica colaborativa dentro del equipo de cuidados. A esto, podemos añadirle (y aunque se trate de un documento del 2006) que dichas recomendaciones se reúnen en el marco de una Guía de Buenas Prácticas (basadas en evidencias) relacionadas con los entornos saludables.

Nota mental: ¿es que los profesionales sanitarios necesitamos entornos saludables para poder trabajar? Pues parece que sí, aunque algunas personas (de las que toman decisiones) no lo quieran entender. 

Recomendaciones para las organizaciones.

Bueno, volviendo de nuevo a este asunto, me gustaría detallar brevemente, las recomendaciones que se establecen en esta Guía, concretamente, para las organizaciones:

  1. Las organizaciones han de implantar estrategias específicas que promuevan y faciliten el trabajo en equipo (Facilitar tiempo para promover la participación, reconocimiento e incentivos).
  2. Las organizaciones deben garantizar una cultura que apoye el trabajo en equipo y reciba apoyo administrativo (Promoviendo una cultura que apoye la toma de decisiones participativa, desarrollando directrices claras y consistentes sobre las responsabilidades de cada rol  profesional, etc.).
  3. Las organizaciones deben apoyar procesos y sistemas que promuevan el trabajo en equipo y la continuidad de los cuidados (los recursos organizativos deben ser adecuados para asegurar que el número y tipo de profesionales promueven el trabajo en equipo, la prestación de cuidados de calidad, el desarrollo profesional y la evaluación)
  4. Las organizaciones deben utilizar indicadores específicos para evaluar la efectividad de los equipos en la prestación de cuidados de calidad (Evaluando a los equipos de forma sistemática, identificando dificultades en los procesos de evaluación, etc.)
  5. Las organizaciones han de apoyar a los líderes que practican un liderazgo transformacional para crear entornos laborales saludables (Construyendo relaciones y confianza, creando entornos laborales enriquecedores, estableciendo una cultura que apoye la creación y la integración del conocimiento, etc.)

El caso es que nuestro día a día está lleno de frases cómo «en esta organización se trabaja en equipo», «el trabajo en equipo es muy importante», «el verdadero valor del trabajo en equipo», pero por ahora las organizaciones tienen muchas tareas pendientes, para que de verdad, nuestros entornos sean favorecedores de una práctica colaborativa.

¿Y tú qué opinas?

[youtube]http://youtu.be/16NTIAX7cw8[/youtube]

¿Quieres recibir los próximos artículos de Cuidando.es en tu correo electrónico? Suscríbete aqui.

 

9 comentarios en “Trabajo en equipo en Enfermería: 5 recomendaciones para las organizaciones”

  1. jagoba zarandona

    Entiendo que para poder extrapolar los puntos sugeridos por la organización canadiense tenemos que dar un paso previo. Creo que una gran barrera que tenemos en la construcción de cualquier equipo asistencial es la poca estabilidad de las plantillas. En algunas unidades de hospital que conozco, en los últimos seis meses ha cambiado en dos ocasiones el 50% de la plantilla entre mivilidades internas, traslados, etc. Ahora, quien plantea/asume una alternativa al sistema de OPE??

  2. Un post con mucha miga. Excelentes guias, pero ¿como las pones en práctica con la brecha que tenemos? Liderazgo transformacional, evaluacion de la efectividad de los equipos…
    pienso que equipo es una palabra de la que se abusa.
    Como cualquier cambio de cultura, ha de tener el apoyo de la Institución. En resumen, hemos de seguir empujando, algun dia esto debe moverse.

  3. Nenos¡¡¡ a Andoni le faltó un 0…

    Los líderes transformadores son auténticos troyanos que están dentro del caballo, no se dispone (en general) de indicadores de efectividad; como mucho de actividada «bruta», los procesos… los procesos por lo general ‘pertenecen’ a un grupo profesional que los organiza (o desorganiza) a su criterio sin tener en cuenta a otros elementos y (lo peor) sin escuchar al usuario, no veo posible una cultura de trabajo en equipo generalizada porque nuestra sociedad alaba y bendice el comportamiento egoista y el ‘vengo a vender mi libro’…

    Pero me motiva saber que por ahí anda gente que cree en esto y sabe que para implantar guías de práctica clínica que transformen los cuidados para obtener mejores resultados hace falta CAMBIAR en el sentido que estas orientaciones marcan… lo demás: Fantasías.

  4. Buenos días, mi nombre es Enol, soy estudiante de 4º año de enfermería, no tengo mucha experiencia a mis espaldas, sin embargo he tenido la oportunidad de visualizar distintos entornos de trabajo, debido a las prácticas rotativas por distintos centros y, me gustaría comentar que, resulta fundamental contar con el apoyo de un equipo cuando estamos dedicando nuestro tiempo al cuidado de personas.

    Por otro lado, cabe destacar que los equipos están formados por miembros, más concretamente miembros individuales y distintos, esto puede suponer una ventaja, a la hora de poner en común perspectivas u opiniones. Sin embargo, es de relevante importancia comentar que la manera en que se transmiten esas opiniones o diferentes visiones va a determinar en gran parte el clima de trabajo.

    Desde el punto de vista de un estudiante, creo que las personas llevan más tiempo siendo personas que no miembros de un equipo, y aquí es donde nos encontramos con el gran hándicap en la enfermería y en cualquier profesión o entorno que dependa de contacto con personas.

    Enfermería anhela herramientas clave para una buena comunicación. Y ahora más que nunca.

    ¿Por qué?

    La respuesta es sencilla, la solución no.

    La coyuntura social que atravesamos en estos momentos, se caracteriza por contratos precarios de trabajo, así como condiciones laborales que dejan mucho que desear. A la espera de golpe de teléfono, doblar turnos para llegar a fin de mes…

    Todo esto, genera el famoso concepto del burnout. ¿Cómo esperamos realizar dignamente y con eficiencia nuestro trabajo, que consiste en ayudar a las personas, si no nos ayudan a ayudar?

    Todo y que podemos entender que este cúmulo de factores nos dificulta la sinergia con el equipo, no es motivo ni razón para hacer mal nuestro trabajo. Hay vidas que dependen de nosotros, y si no estamos listos para ellas, no estamos listos para ser enfermeros.

    Me gustaría concluir dedicando especial énfasis a la comunicación, que es una de las mayores y más poderosas herramientas que poseemos, así como escuchar. Por eso, siempre que queramos transmitir una idea, es importante que recordemos que el buen comunicador, es el que adapta el tono al nivel de sus interlocutores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.