Guías de administración segura de medicamentos

9

Cucha que te diga, este verano el movimiento bloguero está por los suelos, así que para ver si levantamos la situación, vamos a poneros unos recursos muy útiles para la administración segura de medicamentos:

– Vía twitter, a través de @practicaseguras conocíamos el siguiente documento: Guía para la administración segura de medicamentos vía parenteral. Está editadad por el Área Hospitalaria Juan Ramón Jiménez, de Huelva. Está distribuida en 3 capítulos: Normas de administración segura de medicamentos, procesos LADME y administración parenteral de medicamentos y Relación de principios activos de administración parentera (solo los de su Hospital).

-Desde el Hospital Universitario Reina Sofía, existe otro documento: Guía para la administración segura de medicamentos. En él se nos habla de normas generales para la administración de medicamentos, medicamentos vía oral, parenteral y otras vías.

Medicina
Creative Commons License photo credit: fcastellanos

Bueno, pues buena lectura, un besico y al turrón.

 

 

9 Comentarios
  1. Ruth dice

    Muy interesante, toda precaución es poca a la hora de administrar medicación.. Un abrazo !!

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Todas las precauciones del mundo… un abrazo Ruth

  2. Inés Bajo dice

    Parece obvio que deberíamos saber cómo administrar los medicamentos, pero en muchos casos no es así.

    Y por intentar abrir un pequeño debate, si la pauta marcada por el médico te obliga a partir un comprimido sin ranura o que se parte fatal,¿que haces si lo dices y aún así se mantiene?

    Buen tema turronero!

  3. juanma_800 dice

    Inés yo lo que hago es diluir la pastilla por ejemplo en 10 ml de agua y si la pastilla es de 600 mg y solo necesito 300 mg pues cojo 5 ml, no se si me he explicado bien 😉

  4. Inés Bajo dice

    Gracias Juanma, pero el problema que yo tengo es que les preparo la medicación para que se la lleven a casa….les doy el pastillero! Asi que, ¿cómo hacer en esos casos?

    A veces hablo con los médicos para que, por ejemplo, si la pauta es Olanzapina de 15 mg, haga recetas de Olanzapina de 10 mg y de 5 mg, así no tengo que partir.

    Pero por ejemplo, 1/4 de Idalprem…estoooo, ¿como lo heces?

  5. Pilar López dice

    Hola ¿montando un debate por aquí? ¡Bien!

    Lo primero, debo reconocer que estoy en plan «pereza total» y no he leído ninguna de las guías que recomendáis. Eso sí, agregadas a las tareas pendientes están ya.

    Y lo segundo, el problema que plantea Inés es real. Algunos no se apean del burro ni aún sabiendo que más que una solución, al paciente le crean un problema. Y otras veces, por las características de la misma medicación es realmente difícil dividirla. Una persona que vea bien, con un cuchillo, puede intentar realizar la división de la pastilla. Eso sí, la dosis no será exacta, pero menos da una piedra.

    Seguiré atenta a las soluciones que se puedan ir aportando por aquí e intentaré ponerme al día con estas estupendas guías que recomendáis.

  6. juanma_800 dice

    Ahh pues si, ese es otro problema! Pues supongo que hablando con el médico no tendrá ningún problema en cambiar las recetas sabiendo lo peligroso que son las variaciones de la dosis en determinados medicamentos, y en el caso que el médico no quiera cambiarlas se puede utilizar un cortador de pastillas o algo parecido aunque tampoco son muy fiables. El problema lo veo cuando son cápsulas…… qué opináis??

  7. Inés Bajo dice

    Acabo de darme cuenta que he escrito cómo lo heces…jaja! Claramente es haces! Y ahora al tema.

    No siempre puede hacerse lo que quieren y muchas veces piden que partas ciertos comprimidos que se supone no se pueden partir. Asi que no sé bien qué hacer, ¿ es sólo trabajo nuestro o deberían saberlo?

    1. Serafín Fernández-Salazar dice

      Disculpad que no me haya pronunciado con este tema, pero durante estos días he estado bastante liado… Vaya debate más interesante sobre administración de medicamentos. Al hilo de lo que comentáis, como sabemos la medicación no depende solamente de la persona que la administra, sino que también la que la prescribe. Ambos tendremos que estar en consonancia para que el paciente reciba la dosis adecuada de medicamentos, teniendo en cuenta que en muchos casos, los pacientes deben tomarse ellos mismos la medicación y no saben como.
      Respecto a los casos concretos de diluciones y demás, voy a ver si consigo la opinión de un farmaceútico, que nos vendría muy bien… continuará…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies