Una necesidad básica, la higiene corporal: ¿interesa a las enfermeras?

Una carta al director, publicada en una revista, nos invita a reflexionar sobre la importancia de cuidar e investigar sobre esta necesidad básica

6

“Cucha que te diga”…recientemente, la revista Index de Enfermería, publicaba una carta al director, por parte de Francisco José Moreno-Martínez y cols, donde se reflexionaba sobre una de las necesidades básicas descritas por Henderson, la higiene corporal, a la que, según los autores, no se le presta demasiada atención por parte de las enfermeras. El titular de la carta es bastante llamativo y ya de entrada, nos invita a la reflexión: “la higiene corporal, una necesidad básica deslustrada en la Enfermería moderna”.

El caso es que tras la lectura del documento he recordado algunos debates que he mantenido últimamente con compañeros de profesión. En determinadas ocasiones, las enfermeras y enfermeros prestamos atención a técnicas o roles avanzados y hemos dejado de valorar (y atender) algunas necesidades básicas. En mi opinión, debemos separar dos cuestiones: por un lado, el que las necesidades de las personas estén cubiertas, en el marco del desarrollo y avance competencial (gracias Nieves por enseñármelo) entre los miembros del equipo; y por otro, el que no exista interés por parte de las enfermeras por la higiene corporal desde un punto de vista amplio. Me explico.

Respecto de la higiene corporal, y aplicándolo al ámbito hospitalario (de una persona ingresada), las enfermeras participamos poco de este proceso, ya que como indican los autores, hemos delegado esta función en las compañeras auxiliares (TCAE). Desde mi punto de vista, esto forma parte del desarrollo competencial que afrontan ambos roles profesionales. Eso sí, la necesidad debe estar cubierta, y en el marco de un trabajo en equipo y colaborativo.

Por otro lado, estaría el desinterés por la higiene corporal desde el punto de vista de la investigación, a nivel social o integrándola con hábitos de vida saludables, tal y cómo nos indican los autores: “mientras que otras profesiones como la Biología, Farmacia o la Medicina se están interesando en la higiene corporal, la Enfermería no puede permanecer ajena a los estilos de vida sociales que pueden repercutir de forma muy directa en la salud humana, más aún cuando esta es una función propia de los cuidados de nuestra profesión en una necesidad básica para el ser humano”.

Como ves, unas reflexiones más que interesantes. Aprovechando el post, te recomiendo la lectura de esta carta, y además, uno de los artículos referenciados en ella y publicado por el mismo equipo de investigación, en el que se diseña y valida un cuestionario (HICORIN®) para valorar los hábitos y conocimientos en higiene corporal en niños de 7 a 12 años en el entorno educativo y sociosanitario. Por si te sirve de utilidad.

Nada más por hoy. Nos leemos en unos días. #AlTurrón.

Pd. Post publicado en el último número de la revista #FanzinEnfermería.

 

También podría gustarte Más del autor

6 Comentarios

  1. Isabel dice

    Por poner un ejemplo, hace poco tuvimos un caso en nuestra unidad en el que la falta de higiene -o la pérdida del buen hábito en poco tiempo- hizo sospechar la existencia de una enfermedad grave de base. Y la había. El problema del reconocimiento del déficit de higiene es modificar conductas cuando es un mal hábito, creo… Por no hablar de temas de preventiva en el hospital, da para mucho el tema, si. Gracias por la reflexión.

  2. Antonio dice

    Cucha que te diga¡ ayer me asuste al leer tu entrada.deje el artículo para otro momento porque solamente el hecho de pensar que se sugería que estamos dejando de cubrir una necesidad alterada en nuestros pacientes, o que la cubrimos deficitariamente haciendo mal nuestro objetivo el cuidado, me estaba poniendo enfermo. Pero ahora una vez leído el artículo veo que no va por ahí va por otro lado o eso creo yo, vaya susto me diste Serafín. Un saludo

    1. Serafín Fernández dice

      Hola Antonio… me alegro que finalmente no te hayas asustado ;). La reflexión se dirigie al interés que no debemos perder por tener en cuenta esta necesidad desde una perspectiva amplia (clínica, investigadora, docente, etc). Por cierto, no dejes de leer los artículos enlazados. Gracias por pasarte!

  3. Dolors dice

    Gracias Serafín como siempre por toda la información. Enfermería que está tan cerquita de madres, padres y niños en atención primaria, tiene una situación “privilegiada” para explicar los hábitos de higiene cuando hay dudas. Cuando son bebés hay muchas preguntas, cuantas veces bañar? si se retira o no la piel en los niños, como limpiar los oídos, pero a la que ya caminan, dejamos de preguntar, y creo que el papel de la enfermera es seguir informando de la importancia de la higiene, por ejemplo algo tan simple como lavarse las manos o los dientes. Como ya dice el artículo que mencionas la prevención primaria evitaria que se dieran algunas enfermedades.

    1. Serafín Fernández dice

      Gracias como siempre Dolors por pasarte y compartir tu opinión. Ainss, la prevención y la promoción, grandes olvidadas… cuando es un campo apasionante para avanzar como profesión. Un saludo!

Deja un comentario