Blog de Enfermería, Evidencia, Salud 2.0 e Investigación

El Cuidado y la Biopolítica: La necesaria mirada Bioética

Nuestra colaboradora, Virginia Salinas, nos cuenta la presentación de este libro publicado por José Santiago González Campos

Nos comentaba el Dr. José Santiago González Campos, Ph.D, en la presentación de su libro “…los profesionales sanitarios, y concretamente las enfermeras, debemos incorporar más Enfermería Basada en el Cuidado (EBC) frente a la Enfermería Basada en la Evidencia (EBE), y aunque ambas son imprescindibles para cuidar, resulta necesario orientarnos como profesionales sanitarios en el cuidado, para incorporar esa “mirada bioética”, y complementarlo además con toda la evidencia científica posible. De esta manera tenemos que focalizarnos en el cuidado del paciente, humanizándolo, con el paso del “paciente objeto” de conocimiento, a un “paciente sujeto”, e incorporar esas otras voces en la construcción del cuidado, como es la propia voz del paciente…”.

He tenido la oportunidad de leer el libro de mi amigo y colega Santiago González, pero además me invitó a presentarle en la reunión de presentación de su libro, que tuvo lugar en la Librería Luces, Málaga, el pasado sábado 25 de noviembre de 2017 a las 19 horas. De manera que mi implicación ha sido muy directa, primero porque conocía la obra de Santiago, ya que se trata de un libro nuevo escrito a partir de su Tesis Doctoral. Pero además tenía el compromiso de hacer visible su labor y su obra a todas las personas que el sábado quisieron acompañarnos. Y he de decir, que la convocatoria fue un éxito, en palabras de las personas que nos cedieron su espacio en la librería, teniendo que sacar más sillas y encontrándonos que el patio público estaba animado. Muchas gracias por acudir a la cita.

Reproduciré ahora mi presentación

para desde aquí, tener la oportunidad a través de la Factoría Cuidando, casa a la que me gusta tanto acudir de vez en cuando, de poder presentarlo a todos ustedes.

“Muchas gracias por la oportunidad que nos ofrece la Librería Luces, gracias a José Antonio Ruiz, como dueño de la Librería, y a todas las personas que hacen posible este encuentro. Desde que conocí por el Dr. González que había escrito el libro, y cuando pensamos en la oportunidad de presentarlo en Málaga, todo fueron facilidades, sobre todo contando con este espacio de descubrimiento que es la librería, y que para mi familia, José Antonio Ortiz y Carla, y para mí, es un espacio cercano, entrañable, entre amigos y donde nos encontramos como en casa. Muchas gracias. Estar aquí hoy, supone realmente para mí mucha alegría, mucha satisfacción, y la verdad es que la vida me va poniendo en el camino oportunidades de hacer cosas, y cuando Santiago me llamó para comunicarme que si quería acompañarlo, entiendes que debía aceptar. Pero resulta una gran alegría por varias razones.

La primera  razón es que conozco a Santiago desde que tenía 20 años, cuando empezamos a estudiar Enfermería. Además hemos tenido la posibilidad de compartir buenas experiencias y vivencias cuando no fuimos a trabajar a Las Palmas de Gran Canarias, donde él sigue viviendo actualmente, lo que hizo que los lazos se estrecharán aún más, y a donde nos fuimos en busca de trabajo. Tuvimos la oportunidad de compartir piso durante un tiempo junto con otra amiga, Margarita, que también está por aquí sentada, para compartir sensaciones, gestionar esa libertad al empezar a vivir y trabajar fuera de casa, compartiendo experiencias y oportunidades que aúnan más. Y finalmente porque es en Málaga, donde él ha nacido y en la oportunidad de estar aquí, entre amigos y familia.

Y una vez dicho todo ello, paso a presentaros al Dr. Santiago González Campos, enfermero, Diplomado en Málaga en el año 1992. Filósofo, Licenciado en Filosofía por la UNED y se doctoró en el año 2016 con la lectura de su Tesis Doctoral, en la Universidad de Humanidades, en la sección de filosofía, de la Universidad de La Laguna. Trabaja actualmente como coordinador en el centro de atención especializada de Telde, de Las Palmas de Gran Canarias, y es profesor del Departamento de Enfermería de la Universidad de Las Palmas de Gran Canarias, donde imparte clases en Másteres y Grados de Enfermería y Fisioterapia, con varias publicaciones científicas y varias líneas de investigación abiertas. Además es una persona comprometida con su profesión, siendo vocal del Comité de Ética Asistencial (CEA) del Hospital Insular y Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canarias desde el año 2010 y revisor de varias publicaciones científicas.

Pero aparte de todo ese bagaje de conocimiento y desarrollo profesional, Santiago es una bella persona, es una buena persona y esto hoy en día, hay que decirlo y ponerlo en valor. Él es mi amigo, y del que me siento muy orgullosa. Pero es que además Santiago ha sido para mí un “estímulo”, un impulso, yo creo que parte de mi desarrollo profesional y de mi inquietud por seguir formándome se lo debo a su empuje, a su apoyo, siempre tiene esas palabras de aliento. Además de esa sonrisa que me encanta, y sabe ofrecerte siempre palabras de apoyo, de ánimo para que tu interés por algo se incremente, dispuesto siempre a ayudar y apoyar, un encanto vamos!

Y bueno, llegamos a su libro, un libro que tengo muy “manoseado”, y os animo a que lo hagáis vosotros también, ya que merece la pena hacerlo e ir descubriéndolo poco a poco. Es el desarrollo de su Tesis Doctoral, todo lo que él ha trabajado en su Tesis, todo su conocimiento a lo largo de la realización de su Tesis y su desarrollo empírico, está puesto en el libro, y conforme avanzas en su lectura observas que en cada una de las partes de desarrollo del libro se ve que hay mucho trabajo detrás de él, y que está hecho con mucho mimo. Si, si, observas que lleva muchos años de desarrollo y trabajo con toda su argumentación conceptual y todo el desarrollo empírico, ya que el libro tiene mucho también de su experiencia profesional, de su trabajo como enfermero y supervisor en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Se aprecian muchos años de lectura e investigación, e incluso ha ampliado la Tesis Doctoral en este libro, con una acertada dedicación y trabajo reflexivo para avanzar por cada capítulo hasta llegar a sus conclusiones finales que para mí son redondas. (Y puedes entender que hay mucha formación y especialización para profundizar en la bioética como disciplina filosófica y práctica científica, como es su propuesta sin separación en estos dos elementos ambos tan necesarios).

Incluso entiendes que hasta el título, El Cuidado y la Biopolítica: la necesaria mirada Bioética, está extraordinariamente bien elegido, que eso es muy importante y os contaré que conozco un libro de una autora, que lo lees, y el libro está muy bien sobre una  extraordinaria vivencia y experiencia en torno a una enfermedad que ha padecido, pero el título no le hacía ningún favor, era un título que era provocador, que no era verdad, y eso termina obligando al autor a dar más explicaciones para hacerse entender o terminas perdiendo la oportunidad de que algunos lectores se acerquen a él. Pero este no es el caso, este título es un proceso de reflexión y maduración muy acertado, donde se refiere a esas tres categorías principales de la obra: el cuidado, la biopolítica y la bioética, y que son realmente los pilares del libro, de manera que partiendo desde ahí, ya te animas a su descubrimiento con un título redondo.

Realmente Santiago lo define como un Manual, aunque yo diría que es casi un “ensayo” (como “ejercicio de la inteligencia”), y lo define como un “manual humanista y vitalista”. Que observo fundamental, humanista porque está basado en valores humanos, es verdad que en este libro hay muchos valores humanos, habla de felicidad, prudencia, dignidad, responsabilidad, respeto, vulnerabilidad, etc. Y vitalista porque a medidas que vas avanzando tiene ese impulso que él le da a las cosas, tiene esa capacidad reflexiva como ejercicio vital de reflexión y argumentación.

Además como profesional sanitario, el poder descubrir y entender esas preguntas que él nos cuestiona a lo largo del libro, ¿Cómo cuidar a los pacientes? Y os debo indicar que desde que he empezado mi formación y lecturas alrededor de la bioética, animado por Santiago también, donde este año terminé el Diploma de especialización en Bioética, y es verdad que en esa formación y con el libro, te vas dando cuenta que los profesionales sanitarios, vamos con una mirada muy central, muy clínica, donde nos importa que técnicamente ese paciente, con toda la tecnología que está a nuestro alcance, esté lo mejor cuidado pero entiendes la necesidad de abrir la mirada, incluir la mirada periférica o visión lateral, (es como si empezamos a eliminar esas “orejeras”) para empezar a mirar de otra manera a determinados problemas sanitarios que precisan de esa mirada. Justo como aporta Santiago en su libro, que te anima, a incorporar esa necesaria mirada biotética en la atención clínica que hace que lleguemos a cuidar mejor a los  pacientes al incorporar elementos de respeto, de dignidad, de mejor trato, e incluso elementos que ayuden a incorporar la voz del paciente, para no sólo poder responder a la pregunta ¿cómo cuidar a los pacientes? Sino atender a la pregunta ¿cómo les gustaría a estos pacientes ser cuidados? Y en el libro él te va dando claves para comprender que esto es importante, y hay una cuestión que destaca y que me parece interesantísima que es la “ética de la escucha”, escuchar lo que ellos necesitan, ¿no os parece necesario? Y con todas estas cuestiones, todos estos elementos, es lo que permite, seas profesional de la salud o no, que al acercarte a sus páginas, y poder descubrirlo, tenga un gran valor.

Él hace un recorrido de fundamentación con los autores clásicos, la vía clásica de la fundamentación de la ética, para seguir profundizando en sus capítulos siguientes desde una vía complementaria que incluye la ética del cuidado, (la ética narrativa, la biopolítica, y otros elementos), como elementos que dan estructura a su fundamentación, para exponer todo su recorrido de experiencia empírica desde su hipótesis, con tesis, antítesis y síntesis hasta completar las conclusiones de su libro, unas conclusiones que hay que leerlas detenidamente, ir descubriéndolas paso a paso, cada una de ellas, incluso diría que no son cerradas, lo que permite seguir reflexionando. De manera que os animo como voy a hacer yo, a tenerlo como libro de cabecera, en la mesita de noche, ese libro de consulta al que acudir. Y ya nada más, te cedo la palabra Santiago para que nos hables de tu libro y gracias por permitirme acompañarte.”

Posteriormente de su presentación,

que no me animo a reproducir porque su brillantez de exposición y esa naturalidad que le caracteriza, no podría igualar, sólo os diré que en el espacio de preguntas abierto, se le preguntó por ¿el concepto de Biopolítica?, ¿el tiempo que ha tardado en escribir su obra? (que ha sido de 10 años) ¿y su motivación?, ¿la inclusión o no en sus páginas a la sanidad privada?, y una pregunta que nos sorprendió a todas y todos, de un niño llamado Rubén, de unos 10 años, que le preguntó por ¿la materia oscura? y que fue la anécdota de la tarde, y es que ellos, los niños, y su mirada, como dijo Santiago, siempre tienen esa capacidad de sorprendernos, ¿no os parece?.

Quiero terminar animando a todas las enfermeras y enfermeros, o es más, a todos los profesionales sanitarios (incluyendo a los estudiantes de Ciencias de la Salud) y a cualquier persona que entienda la necesidad de incorporar “la mirada bioética” y ética, a la asistencia sanitaria y a la vida, respectivamente, que se animen a incorporar este “manual” como él lo define, entre los libros de consulta a los que acudimos como referencia lo largo de nuestro desarrollo profesional, y del que ya expliqué en la presentación, que no necesariamente debes hacer como yo, y seguir un orden literal por los capítulos que nos propone el autor hasta llegar a las conclusiones, sino que bien puedes coger y empezar un capítulo del final, o pasar a otro del principio, para darle continuidad hasta llegar a las conclusiones, pero que incluso que si llegaras a las conclusiones, puedes completarlas con la búsqueda de ese capítulo concreto al que hace referencia. En cualquier caso no dejes de acercarte, incluso hay anexos con casos clínicos y reflexiones ante problemas bioéticos.

Sólo queda cerrar con una dedicación de un grupo muy especial que nos acompañó en esas experiencias compartidas hace algunos años (no tantos!!): Celtas Cortos “Tu Eres El Mejor”.

>/center>

Virginia Salinas

Sed Felices (La búsqueda de la felicidad).

5 Comentarios
  1. José Santiago González Campos dice

    Muchísimas gracias AMIGA Virginia!!!! Hoy me siento muy emocionado y feliz. Ha sido un placer leer esta reseña tan especial. La guardaré siempre en mi corazón, allí donde no llega nunca el olvido. Muchísimas gracias también a Serafín por crear un espacio donde poder compartir conocimientos y momentos tan especiales como este. Ahora este libro irá cobrando vida propia en cada nuevo lector, que espero que sean muchos, así que bienvenidos sean a un proyecto creado para cuidar mejor a los pacientes…, pero sobre todo para aplicarlo allí donde cada nuevo lector recorra sus páginas y no sólo a los pacientes sino a cada uno de nosotros.

    1. Serafín Fernández dice

      Gracias José por compartir estas palabras con nosotros. Personalmente, había visto por Twitter los tweets de Virginia, pero gracias a este post he podido conocer un poquito más de que se trataba. Por mi parte, felicitarte por la publicación del libro, tu tesis doctoral y sus resultados. Sin duda, esta es una buena forma de acercar los resultados de investigación a la ciudadanía. Un pasito más para conseguir “esto de la traslación del conocimiento”. Un abrazo y buen fin de semana!

  2. Virginia Salinas @VIrgiForero dice

    Es una maravilla esta oportunidad que nos brinda Serafín y Antonio, en esta su casa, para exponer estas palabras escritas desde el corazón.Gracias a Santiago por ser inspiración para mi y a Serafín, por ayudar a mantener estas palabras eternas desde la red y hacia cada rincón del lector y cada pedacito del corazón de muchos más. Esto es lo maravilloso de la red, que nos ayuda a compartir vivencias y recrear momentos que nunca podremos olvidar.
    Santiago, te deseo toda la suerte del mundo para que tu libro se adquiera, se traspase y tenga esa repercusión tan necesaria para ayudarnos a cuidar mejor.
    Un abrazo a ambos.

    1. Serafín Fernández dice

      Querida Virginia, gracias por querer compartir este momento en esta casa, que es tu casa. Lo de “mantener estas palabras eternas desde la red” me ha llegado al corazón… El libro es de Santiago, las palabras son tuyas y lo único que pongo yo es un rinconcito donde todo esto pueda brillar un poquito más. GRACiAS, de corazón a los dos. Un abrazo.

  3. José Santiago González Campos dice

    Muchísimas gracias a los dos. Virginia por estar siempre ahí, que es lo más importante en esta vida, saberte acompañado por alguien al que realmente puedes decir que es tu amiga. Serafín por crear y creer en lo que hace, divulgar el conocimiento no es fácil y apoyar la investigación, siempre tan solitaria, es un valor personal y humano que hay que reconocer. A ambos les agradezco sus cálidas y maravillosas palabras que me llegan al corazón. Un fuerte abrazo y muchos besos a los dos!!!!

Deja un comentario