Después de algunos años trabajando en esto de Internet, las redes sociales y su relación con la salud, algunas cosas no dejan de sorprenderme.

Véase:

  • El consumo de información de salud a través de Internet por parte de los ciudadanos no deja de aumentar (especialmente en temas de nutrición, enfermedades y medicamentos). ¿Qué hacemos nosotros mientras tanto?.
  • La mayoría de centros y organizaciones sanitarias han apostado por crear una página web (unidireccional), crear un par de perfiles en redes sociales (Twitter y Facebook) y abandonar la web y las redes a un uso residual 1.0 o bien, a que las lleve alguien que dedica su tiempo de manera voluntaria. Todo esto lleva al fracaso. Porque cómo sabemos, ¿esto no va de crearse cuentas, no?
  • Durante este tiempo, muy pocos proyectos elaborados por profesionales (de manera voluntaria) han tenido un reconocimiento por parte de las organizaciones sanitarias (“si es que son 4 frikis”).
  • A nivel macro, las políticas indican que quizás todo esto cambie, aunque de “boquilla” estamos todo muy bien, pero a la hora de la verdad, puedo tener un catálogo de aplicaciones móviles saludables, pero no tengo wifi en mi centro, y en algunos casos, Internet
Confused
Confused via Shutterstock

Podría seguir con algún ejemplo más, pero creo que es suficiente. El uso de Internet y redes sociales como forma de conversar, acceder a información y difundir contenidos no deja de aumentar. El último ejemplo lo tenemos con la política. Hace unos días leía un par de post de Enrique Dans, gurú tecnológico, que reflexionaba sobre este tema:

“Vivimos un momento de replanteamiento del uso de las redes sociales en la política, que está llevando a que las estrategias antiguas, que apuntaban más a un uso unidireccional, a modo de “pegada de carteles virtual”, se vean envaradas y artificiales”. Y concretamente, en el caso de Twitter, comentaba: “En el período que estamos iniciando, inédito en la democracia española a este nivel, veremos como Twitter, por su inmediatez y eficiencia comunicativa, se convierte en el canal a través del cual los partidos y líderes políticos emiten sus mensajes de manera constante…Twitter implica una nueva manera de plantear la comunicación política”.

Curiosamente, este cambio, coincide con la entrada en la política de nuevos partidos con un discurso (al menos a priori) diferente, y que además, basan gran parte de su trabajo en Internet y las Redes Sociales (esto da que pensar).

Volviendo de nuevo a nuestra reflexión inicial, tras todo este tiempo da la sensación de que los centros, organizaciones sanitarias y profesionales (con algunas excepciones) siguen sin entender, que Internet, las redes sociales y su convergencia en salud están presentes en nuestro día a día. Al igual que otros cambios, la implementación al ámbito profesional tardará en llegar, pero no tiene sentido, por poner una ejemplo, que los ciudadanos sean capaces de meterse en el Dr. Google y encontrar información (da igual la que sea, fiable o no),la lean o la vean, y además, se la crean (en algunos casos), mientras que la mayoría de profesionales y organizaciones, pasamos de todo esto ¿Cómo puede ser que nos dé igual?. Entiendo que quizás no sea una prioridad, pero a la velocidad que va todo esto, da la sensación de que vamos tarde.

¿Las soluciones? Pues por mi parte (nuestra parte) estamos en ello, y hace unos meses colaborábamos con el GNEAUPP para elaborar un documento de posicionamiento que incluía algunas propuestas, para al menos, comenzar a caminar, en este tema. Estoy seguro de que tú también tienes algunas y me gustaría conocerlas.

El caso es que hasta ahora, las apuestas por la implantación en las organizaciones de estos temas, dependen de la motivación y actitud del político que decide en la punta de la pirámide, si la eSalud es importante o no. Pero ¿Cuánto tiempo podremos seguir así?

Como dice, Enrique Dans“alguien no se está enterando de nada”.

2 comentarios en “Internet y Salud en las organizaciones sanitarias: alguien no se está enterando de nada”

  1. Si, todo eso está muy bien;pero tal vez la primera reflexión que tendríamos que hacernos debería ser: la gente (me refiero a pacientes) busca información en internet porque la que le damos los sanitarios no es suficiente. Y acaso no estamos para eso? Para darles toda la información que demanden y para resolver todas sus dudas? Pues creo que algunos todavía no lo tienen claro.

  2. Muy interesante Serafín, se plantea un reto muy grande para muchos sectores públicos y hay una falta enorme de conocimiento en estos temas, como es lógico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.