La importancia de la ética en la seguridad del paciente: Discurso de aceptación del Premio Avedis Donabedian Internacional del Profesor Lucian L. Leape

El pasado 9 de Enero el Profesor. Dr. Ludan L. Leape, "padre" del movimiento de seguridad del paciente pronunciaba este discurso durante la entrega del Premio. Hoy, quiero compartirlo con vosotros.

4

“Cucha que te diga…”. Días intensos y complicados, aunque con momentos maravillosos. Aún siento la energía y las palabras de hace unos días en Barcelona, con todo el cariño que me habéis (nos habéis) trasladado a todo el equipo #PiCuiders. Seguimos cuidando…

El caso es que hoy quería compartir con vosotros unas palabras, que el Profesor Lucian L. Leape, “padre” del movimiento de la seguridad del paciente, pronunciaba durante el reconocimiento y homenaje a su trayectoria profesional que se le hizo en los Premios Avedis Donabedian. Un discurso, pronunciado en inglés, y que la Fundación tuvo a bien traducir, y entregar en mano a todos y todas las asistentes. Todo un detalle, porque las palabras de Lucian deberían ser tenidas en cuenta (como no puede ser de otra manera). A continuación os dejo el texto íntegro. Ya me contaréis que os parece…

Lucian L. Leape, imagen de César Velasco

Gracias, Profesora Suñol y Fundación Avedis Donabedian. Me siento profundamente honrado al unirme humildemente a los gigantes de la mejora de la calidad que han recibido el premio Avedis Donabedian, líderes que han llevado a cabo su visión de lo que la atención de salud puede y debe ser.

Tengo que hacerles una confesión: iEste es realmente mi segundo Premio Donabedian! En 1999, la Asociación Americana de Salud Pública creó un nuevo premio en honor a Avedis Donabedian .Yo fui el primer receptor. Fue especial para mí porque el propio Avedis me hizo entrega del premio, lo que me dio la oportunidad de conocer y hablar con este gran pionero. Me reconfortó que él adoptara nuestro nuevo enfoque de calidad en la seguridad (lo que llamamos seguridad del paciente). Después de todo, prevenir el daño es el objetivo  más importante de la calidad.

Y causamos mucho daño. Varios estudios muestran en todo el mundo que aproximadamente el 10% de los pacientes hospitalizados tienen una lesión significativa causada por un error asistencial. En los EE. UU., se estima que cada año más de un millón de pacientes resultan lesionados y al menos 100.000 mueren a causa de errores asistenciales. Si estas cifras se aplican a España, existen al menos 150.000 lesiones prevenibles y más de 12.000 muertes causadas por errores asistenciales. Cometemos muchos errores.

¿Por qué sucede esto? Nuestros médicos, enfermeros y farmacéuticos son los trabajadores más conscientes, dedicados y cuidadosos de nuestra sociedad. Ninguno de ellos pretende causar daño. Pero son humanos, y se ven inducidos a cometer errores por los sistemas defectuosos con los que trabajan, sistemas que requieren que una enfermera atareada calcule una dosis de un medicamento y la extraiga de un frasco, o cargas de trabajo pesadas que causan distracciones.

Los ingenieros de sistemas expertos en temas de factores humanos nos han mostrado cómo diseñar sistemas, para que resulte difícil o casi imposible que se cometan errores. Otras industrias han aplicado esas técnicas con un éxito espectacular: especialmente la aviación comercial, donde se producen miles de vuelos todos los días sin accidentes mortales.

De eso se trata el movimiento de la seguridad del paciente. Nuestra tarea no es imitar la aviación, sino aplicar principios similares a la atención médica. Es muy simple: dejar de castigar a las personas por erroes y cambiar los sistemas.

Sin embargo, por simple que parezca, ¡resulta muy difícil de llevar a cabo! Es natural querer culpar al médico o la enfermera cuando se comete un error. ¿Por qué no fueron más cuidadosos? Es difícil no castigar.

Y es difícil cambiar los sistemas. Las investigaciones siempre revelan múltiples errores en los sistemas detrás de cada error. Incluso los cambios simples en los procesos requieren un esfuerzo de equipo con médicos, enfermeras y otros profesionales.

Sin embargo, hemos avanzado mucho en la mejora de la seguridad del paciente:

Imagen de la Fundación Avedis Donabedian

Los errores de medicación se han reducido sustancialmente debido a cambios en los sistemas, como la unidosis, el código de barras y los procesos de identificación a prueba de errores. Los estrictos protocolos de lavado de manos han disminuido las infecciones que suceden en el hospital. Los procesos para insertar catéteres centrales han reducido las infecciones del torrente sanguíneo. Identificar a los pacientes preguntándoles su nombre y fecha de nacimiento antes de cada prueba o dosis de medicación ha reducido la identificación errónea de pacientes.

Pero el progreso ha sido demasiado lento. ¿Por qué? Avedis Donabedian dijo: “La conciencia de sistemas y el diseño de los mismos son importantes para los profesionales e la salud, pero no son suficientes. Sólo son mecanismos habilitadores. La dimensión ética de los individuos es esencial para el éxito de un sistema”.

Y ese es nuestro problema: la dimensión ética en nuestra cultura es tristemente defectuosa. La principal barrera para mejorar nuestros procesos es una cultura disfuncional, una cultura de falta de respeto. En la mayoría de los hospitales, en la mayoría de los países, la cultura de la medicina es jerárquica: demasiados médicos tratan a las enfermeras, y a los pacientes, sin respeto, y como sirvientes. Como resultado, es más probable que cometan errores y es menos probable que informen o se sientan cómodos al hablar de ello. Tratan a los demás con falta de respeto y no pueden trabajar en equipos importantes, que es esencial para cambiar los procesos.

Eso es lo que tiene que cambiar. Si queremos que la atención médica sea segura, debemos crear un entorno donde todos los profesionales de la salud (enfermeras, farmacéuticos, auxiliares, médicos y pacientes) se sientan respetados, valorados y apoyados.

O, como dijo Avedis Donabedian hace muchos años: “El secreto de la calidad es el amor”.

Discurso Aceptación del Premio Avedis Donabedian Internacional del Prof. Dr. Lucian L. Leape. Barcelona.

 

4 Comentarios
  1. LUIS MIGUEL ALONSO SUAREZ dice

    Que gran placer es leeros, y que envidia me da por no haber podido asistir al evento, dado que, iba a decir que prácticamente mi dedicación, pero no, es MI DEDICACIÓN la Seguridad del Paciente, por lo que me ha parecido genial esta entrada y lo que significa para todos nosotros.
    Un abrazote grande y a seguir con el …turrón.

    1. Serafín Fernández dice

      ¡Muchas gracias por tus palabras Luismi! Que alegría cuando volvemos a leerte por aquí. Me alegra saber que te gusta la entrada. Muy interesante el discurso del profesor Leape. ¡Espero que podamos vernos pronto! Un fuerte abrazo.

  2. lusaida dice

    buenas noches, que bueno leerlos, de una u otra forma, es la realidad, nos abre la mente a como debemos tratar a nuestro prójimo en cual situación de la vida. deberían sacar mas lecturas así, que incentiven a leer, a enterarnos de que esta pasando en la actualidad. Gracias

    1. Serafín Fernández dice

      Muchas gracias por pasarte y compartir esta reflexión con nosotros. Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies